+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Cristina González: «Convertir el suicidio en tabú no ayuda, hay que hablar de ello»

Presidenta de Feafes Andalucía Salud Mental y médico de familia

 

Cristina González, presidenta de Feafes y médico de familia. - CÓRDOBA

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
19/10/2020


Cristina González es médico de familia y presidenta de Feafes Andalucía Salud Mental, una entidad que recordaba recientemente, con motivo del Día de la Prevención del Suicidio, que la primera causa externa de muerte en España es el suicidio y que todo parece indicar que la pandemia, que ha acentuado trastornos mentales como ansiedad y depresión, no ha venido a ayudar sino todo lo contrario.

-Durante años, ha habido una especie de pacto de silencio en los medios sobre el suicidio. ¿Es cierto que tratar este tema provoca un efecto mimético?

Eso se ha desmontado hace tiempo. Hablar del suicidio es importante porque puede tener una función preventiva, aunque hay que hacerlo con responsabilidad. Los expertos recomiendan incluso hablar de ello en consulta médica a los pacientes de riesgo porque pueden liberar esos sentimientos y eso les lleva a pedir apoyo. Convertirlo en un tabú del que nunca se habla hace que la persona reprima esas ideas y no busque auxilio.

-Obtener datos de suicidios en España es una tarea difícil. La fuente oficial es el INE y los publica con dos años de retraso. ¿Saben ustedes qué está pasando durante la pandemia?

Yo no dispongo de esos datos y los que hay no son reales porque no todos los casos se contabilizan como tal. Sin embargo, todos los expertos e incluso la OMS alertan ya de que se está produciendo un repunte importante. El problema con los datos es que hay muertes en las que se sospecha esta causa, pero las familias, por miedo al estigma social o porque los seguros no asumen ciertas coberturas en caso de suicidio, acaban encubriendo la causa. También hay supuestos accidentes que, en realidad, son suicidios, pero no se puede certificar que lo sean. Se estima que un 20% de los suicidios no constan y hay otro 20% que son intentos no consumados, que tampoco se contabilizan. Si según el INE, en 2018, hubo en España 3.600 suicidios, a eso habría que sumarle un 40% más. Por eso, nosotros queremos promover un registro oficial, porque si queremos invertir en la prevención necesitamos datos actualizados. Se pueden registrar a través del 061, los médicos de cabecera, los equipos de salud mental, la Policía... Hay que recopilar esa información y crear un circuito para valorar en cada momento la magnitud del problema e invertir en consecuencia.

¿Qué porcentaje de suicidios están relacionados con una enfermedad mental?

Estará en un 50%. Muchos casos tienen causas externas ligadas a la personalidad, a la frustración, el estilo de vida, la cultura, las relaciones afectivas, el fracaso laboral... Hay situaciones adversas que pueden impulsar a un acto de este tipo. El problema es que muchas veces no percibimos los cambios de conducta, ni siquiera en el entorno familiar. Hay que estar atentos y ofrecer una respuesta sensible y de escucha porque el estigma pesa mucho. Es importante que las personas con ideación suicida hablen de lo que les sucede, de cómo se sienten, que puedan abandonar ese sentimiento de soledad, tienen que saber que pueden contar con ayuda familiar y profesional porque no es algo que se supere solo, pero se puede superar. La respuesta inmediata es fundamental, de ahí la necesidad de poner en marcha un teléfono de prevención del suicidio con profesionales para ayudar a reconducir los casos. Hay que crear una red para que todo el mundo sepa adónde acudir.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Son múltiples, desde ciertas patologías graves a la soledad no querida en las personas mayores, una adicción, alcoholismo, la pérdida de un ser querido o problemas económicos que pueden producir en determinadas personas un fuerte sentimiento de frustración y depresión. Últimamente, nos llega además que en las redes sociales se están promoviendo grupos prosuicidio de los que hay que proteger especialmente a los jóvenes y adolescentes. Entran buscando ayuda en estos sitios y lo que encuentran es otra cosa. Hay que estar muy alerta, nos preocupa mucho.

La pandemia ha acentuado los miedos patológicos. ¿Cómo se puede prevenir que avancen de cara al futuro?

La incertidumbre es la que acrecienta esos miedos, provoca una situación de inquietud permanente que genera comportamientos autolesivos y trastornos. Si esto se prolonga en el tiempo, no sabemos adónde puede llegar. Por eso, Feafes pide medidas de prevención en todos los ámbitos, desde el educativo, implantando una asignatura de educación emocional, pero también formando en prevención del suicidio a los equipos de Atención Primaria para que hagan una búsqueda activa de personas de riesgo, formación de policía, guardia civil... o de los cuidadores a domicilio que atienden a los mayores que viven solas y son de riesgo.

Temas relacionados
 
 
 
3 Comentarios
03

Por otras posibilidades 13:57 - 19.10.2020

Igual sería asunto de debate si entre las dos enfermedades adictivas como el alcoholismo (alrededor de 65.000) y el tabaquismo (50.000) son también formas de suicidio. O sólo debe considerarse el autoasesinato inmediato y violento como forma de quitarse la vida (por las razones que fuesen). También habría que incluir ciertos accidentes y enfermedades, en las cuales los que sufren una existencia insoportable van practicando una manera más lenta de "liquidarse". A las autoridades, que NO soportan los suicidios, como sacan provecho de las adicciones antes indicades, por supuesto que tampoco les interesa considerar que son suicidios "lentos". Al contrario, tratan de fomentar tales prácticas por los intereses deducidos. Así nos va.

02

Por otras posibilidades 11:46 - 19.10.2020

El malestar existencial, que la causa es un "malser" profundo que desgasta (como una tortura) a quien padece tal sufrimiento, utiliza el suicidio o autoasesinato como la mejor solución posible, pero NO porque en realidad quiera morir. NO ve otra posibilidad mejor a su existencia personal insoportable... Muchos avisan pero en su altededor NO encuentran respuestas por lo que les confirma quitarse de enmedio, NO molestar, pero sobretodo, parar un sufrimiento enorme e intolerable. La sociedad NO acepta tal decisión, porque la pone enfrente de un problemazo en el que apenas hace algo para evitarlo y NO pone los medios para que haya espacios de escucha y tratamiento adecuado (competente y constante). "Mirar hacia otro lado", así nos va

01

Por otras posibilidades 11:29 - 19.10.2020

Desde siempre, la sociedad en general y la religión consideran el suicidio como un fracaso que les impacta por todos los lados que se puedan determinar, de ahí que lo oculten y que NO se mencione nada al respecto (como si NO existiese). Se intentó mal los manicomios y los asilos psiquiátricos, pero fracasaron porque NO son espacios adecuados. Cada persona es un caso diferente y NO se puede tratar como si fuese general para todos con las mismas medidas. Este espacio NO existe y se debe establecer. Simplemente porque en España, cada año se suicidan alrededor de unas 4.500 personas. Enorme problemazo que se intenta "borrar" de una realidad que NO se quiere observar, tratar e intentar reducir al menos tal cantidad vergonzosa.