+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CABRA / La consejera, Marina Álvarez, visita las instalaciones

Salud moderniza los laboratorios del hospital Infanta Margarita

Mejoran los tiempos de respuesta y la seguridad del proceso analítico. Diariamente se procesan más de 22.500 determinaciones

 

Profesionales del hospital de Cabra conversan con la consejera y la delegada de Salud. - MORENO

José Moreno José Moreno
13/03/2018

Mejores tiempos de respuesta y un aumento de la seguridad de los procesos analíticos serán, entre otros, algunos de los beneficios de todos los usuarios del Área de Gestión Sanitaria del Sur de Córdoba tras la reforma integral emprendida en los últimos diez meses en los laboratorios del hospital comarcal Infanta Margarita de Cabra y realizada por la Consejería de Salud.

Así lo subrayó ayer la consejera, Marina Álvarez, en el transcurso de la visita que hizo al centro hospitalario egabrense, en la que destacó no solo la importante labor llevada a cabo por los profesionales de este servicio para poder acometerla en todos los espacios, sino también porque a la vez se da respuesta a la demanda diaria, tanto a la procedente del servicio de atención primaria como a la del propio hospital, en el ámbito urgente y en el programado. En los laboratorios, donde prestan servicio 48 profesionales y se procesan diariamente más de 22.500 determinaciones, se da repuesta a entre 700 y 900 solicitudes diarias de analíticas, con una media de 20 a 25 determinaciones por petición.

Las reformas emprendidas tanto en infraestructuras como en equipamiento diagnóstico se han realizado tanto en el área de extracciones como en los propios laboratorios, dotándolos al mismo tiempo de unos espacios totalmente robotizados, diáfanos y más funcionales.

Según Álvarez, esta actuación «permite que los pacientes ganen en comodidad, ya que los nuevos equipos cuentan con mayor capacidad para determinaciones y se reduce la necesidad de tubos y pinchazos, mejorando la calidad y seguridad de todo el proceso analítico, ya que se acortan los tiempos de respuesta y se reduce la manipulación de las muestras y los posibles errores que conlleva dicha manipulación».

Asimismo, añadía que los sistemas de procesamiento de las muestras, completamente automatizados, aseguran su trazabilidad, siendo estos aspectos muy bien valorados por los profesionales, al trabajar en unos espacios totalmente renovados.