+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LUCENA

El juez envía a prisión al causante del accidente de la A-318 en el que murió un motorista

El funeral se ha celebrado hoy en la iglesia de El Carmen

 

El coche con los restos mortales de Anselmo Corredera, en la puerta de la iglesia. - J.A.F.

Juan A. Fernández Juan A. Fernández
08/08/2019

El juez titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Lucena ha decretado hoy prisión para el hombre que la noche del pasado martes provocó el accidente de la A-318 en el que murió un motorista, vecino de Lucena, y posteriormente se dio a la fuga.

Mientras él declaraba ante el juez, los lucentinos daban una multitudinaria despedida a Anselmo Corredera. Hasta la iglesia parroquial de El Carmen se han acercado numerosos amigos y familiares para apoyar y consolar a la familia.

La trágica noticia de la muerte de Anselmo fue impactante y causó gran dolor entre los vecinos, ya que pertenecía a una extensa familia muy querida y reconocida en la ciudad. El fallecido volvía de visitar a un tío que estaba siendo atendido en el hospital Infanta Margarita de Cabra.

Sobre el accidente, la Guardia Civil detuvo ayer al conductor del vehículo que provocó el accidente. Fuentes cercanas a la investigación precisaron que el arrestado, varón de 31 años y vecino de la aldea prieguense de El Esparragal, conducía presuntamente un coche, de la marca Volvo y de color plata verdoso, que fue localizado a las 12.00 horas de ayer en la calle Juan Manuel de Aréjula, en la confluencia con la Ronda del Valle de Lucena.

Escenas de dolor

En el Tanatorio de Bartolesis de Lucena la familia no cesó de recibir la visita de amigos y familiares para expresar su dolor por la pérdida de Anselmo Corredera, de 48 años, así como sus compañeros de trabajo de las empresas del grupo Montilla Luque y Montilla Barranco, donde era muy apreciado entre su plantilla.

Conocidos y familiares destacaban el carácter afable que le caracterizaba allá por donde iba, además de ser una persona que participaba de las tradiciones lucentinas, como santero de la Virgen de Araceli y de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Últimamente estaba muy ligado al deporte, el cual practicaba y formaba parte del Club Maratón Lucena, donde su pérdida ha causado un gran dolor.