+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

El mosquito de rayas ya está aquí

Sadeco detecta un foco de mosquito tigre en una urbanización al norte de la ciudad. Esta especie tropical llegó a Europa en 1979 en un cargamento de ruedas y ha recalado en el sur tras invadir Cataluña

 

Ejemplar de mosquito tigre. - CÓRDOBA

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
10/10/2018

El año que viene se cumplirán 40 años desde que el mosquito tigre llegó a Europa. Todo empezó en Albania. Corría el año 1979 cuando un cargamento de ruedas usadas, en el que debieron formarse pequeños charquitos de agua procedentes de la humedad de los neumáticos, fueron caldo de cultivo para que uno o varios ejemplares de esta especie, oriundos de tierras tropicales, se embarcaran en dirección a Europa. Según Rafael Obregón, investigador del área de Ecología de la Universidad de Córdoba, el mosquito tigre es un viajero nato.

Tras recorrer Europa, aterrizó en la península ibérica por primera vez en el 2004, en Cataluña, desde donde ha saltado hasta 11 provincias, entre ellas Málaga, ya que prefiere el clima costero. Hace unos días, un vecino de Córdoba dio la voz de alarma al Servicio de Control de Plagas de Sadeco. «Llevaban días notando que sufrían muchas picaduras en las piernas, con erupciones más grandes de lo habitual, y la presencia de grupitos de mosquitos en la urbanización», comenta Obregón. Fue allí donde Sadeco logró capturar el primer ejemplar adulto de mosquito tigre detectado en Córdoba, con el que se inició la investigación. «No era el único mosquito tigre de la zona, detectamos varios adultos y numerosas larvas y huevos», afirma, «pero ya se han tomado las medidas para erradicar y controlar ese foco».

El mosquito tigre es fácilmente reconocible por su estética. De color negro intenso, su nombre le viene dado por las rayas blancas que luce por todo el cuerpo, aspecto que debe ayudar a su rápida identificación. En cuanto a su modus operandi, a diferencia de otros mosquitos, atacan a sus víctimas de día, nunca de noche, y no entran en las casas, actúan en exterior. Además, anidan en pequeñas cantidades de agua, no en grandes piscinas, por lo que cualquier charquito es un espacio potencialmente adecuado para su desarrollo. La buena noticia es que sus picaduras, salvo a personas con alergia, no revisten gravedad, más allá del intenso picor que provocan y las antiestéticas marcas en las piernas. Sí, piernas y tobillos son sus partes del cuerpo favoritas ya que son insectos de vuelo bajo. Según Obregón, no cabe la alarma. Su mala fama le viene del hecho de ser eficaz transmisor de enfermedades como el dengue o la malaria, pero para que propagaran tales dolencias sería necesario que éstas tuvieran una gran presencia entre la población, algo que no ocurre. En cualquier caso, aunque «este foco está bajo control», el mosquito tigre «ha venido para quedarse», por lo que pronto desarrollaremos anticuerpos y «nos acabaremos acostumbrando». Que no cunda el pánico, pues.

Temas relacionados
 
Documentos relacionados
   
1 Comentario
01

Por otras posibilidades 9:37 - 10.10.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Una cosa es el miedo pánico paranoico y otro tener en cuenta de un nuevo fenómeno sanitario, con vigilancia constante y tomar las medidas necesarias. El problema no es que tal mosquito se instale en nuestra ciudad (nadie le ha pedido que lo haga, pero lo ha hecho), sino la manera de afrontarlo (tal vez hasta su desaparición absoluta, lo que es una quimera). La negación de un problema y la ignorancia del mismo pueden al contrario aumentarlo. Y como el riesgo cero no existe, puede haber sorpresas.