Hoy día se disfruta de la mayor oferta mecánica de toda la historia de la automoción, y en vez de ser una ventaja parece que suponga un inconveniente, teniendo que eliminar de la ecuación a sistemas como el diésel, pese a que hoy día contamos con los mejores motores de este tipo de toda la historia: nunca habían sido tan limpios, silenciosos, suaves, eficientes y sostenibles. Al margen de los intereses, mitos y demonizaciones, vamos a daros 7 razones por las que comprar un diésel en 2022, y a su vez 7 razones por las que no hacerlo.

7 ventajas de los coches diésel en 2022

7 ventajas de los coches diésel en 2022 Un diésel es más barato que un electrificado

Los principales rivales de los coches diésel por su eficiencia son los modelos electrificados, pero frente a éstos, los diésel tienen un precio de compra más atractivo ya que al no montar las caras baterías son notablemente más baratos.

Un diésel consume menos combustible

En coches de gran tamaño y peso con los que realizar muchos kilómetros, que es donde realmente se recomienda un diésel hoy día, un motor de gasóleo brinda un menor consumo que un microhíbrido, híbrido o híbrido enchufable si se recorren a menudo largos trayectos por carretera.

El gasóleo es más barato que la gasolina

Aunque mucho menos que antes, el precio del gasóleo sigue siendo menor que el de la gasolinagasóleo, con lo que llenar en 2022 el depósito en un coche diésel sigue más barato que hacerlo en un gasolina.

Los diésel tienen una gran autonomía

Los coches diésel están pensados para recorrer largas distancias, y en este propósito cuantas menos veces se pare a repostar combustible mejor. Por norma general los vehículos de gasóleo tienen mucha más autonomía que los gasolina o los híbridos.

Los diésel aún tardarán en desaparecer

Se habla mucho de que pronto se prohibirán los diésel, pero lo cierto es que cuando lo hagan será junto a los gasolina, y nunca antes de 2035. La Comisión Europea pretende prohibir la producción de vehículos de combustión a partir de 2035, pero no habla específicamente de gasolina ni de diésel, ya que incluye a los dos. Así que queda diésel para rato, si no lo estrangulan antes con las restricciones.

Más fuerza y capacidad de arrastre

Pese a que los electrificados cuentan con la ventaja de la entrega de par inmediata, los coches con motor diésel ofrecen mayor fuerza y capacidad de arrastre, lo que es ideal para entornos adversos y para remolcar caravanas o otros elementos de ocio.

El Euro 6, es igual para un diésel moderno que para un gasolina

Da igual lo que te cuenten o lo que te quieran vender, al final los coches gasolina y diésel sin apoyo eléctrico comparten la misma etiqueta ‘C’ de la DGT y ambos cuentan con el certificado Euro 6 de emisiones. Es decir, que a ojos de las instituciones son igual de malos, o buenos, que los gasolina.

5 desventajas de los coches diésel en 2022

5 desventajas de los coches diésel en 2022 No puede entrar a las ciudades en días de alerta

La principal desventaja de los coches diésel frente a los electrificados es que en días de alerta por contaminación no pueden acceder a las ciudades, Pero ojo, al igual que los coches gasolina sin apoyo eléctrico, ya que comparte con estos la etiqueta C de la DGT. Para poder librarte de esta restricción deberías de lucir en tu parabrisas al menos una etiqueta ECO, es decir contar cuanto menos con un coche microhíbrido.

Bajo precio de recompra

Si te vas a comprar un diésel, ten casi por seguro que será para toda la vida. Y es que debido a la campaña de persecución y desprestigio sobre éstos, y a la proliferación de los electrificados, su precio en el mercado de ocasión será cada vez menor.

Subida del precio del combustible

El diésel, como cualquier combustible fósil, tenderá a subir en los próximos años por falta de suministro y regulaciones, aunque nunca se situará por encima de la gasolina.

Las revisiones y el mantenimiento de los diésel son más caros

De por sí, el mantenimiento de los coches diésel es más caro que los gasolina, pero sus reparaciones se encarecen todavía más si los comparamos con los vehículos electrificados, ya que estos últimos son más sencillos de reparar y mantener por el menor número de piezas de desgaste. Aunque en esta ecuación no incluimos el desgaste de las baterías.

Más contaminante

En contra de lo que cree la inmensa mayoría, los diésel emiten menos CO2 que los coches gasolina, aunque esto no significa que sean más limpios. Los motores de gasóleo ofrecen mayores índices de óxidos nítricos (NOX) y otras sustancias como el dióxido de azufre o el hollín. Es decir, que en índices generales son más perjudiciales para el medio ambiente, pese a que cuentan con la misma etiqueta Euro 6 que los gasolina.

RESUMEN

Como decíamos inicio, el diésel sigue siendo hoy día muy recomendable para coches de gran tamaño y peso con los que se vayan a recorrer muchos kilómetros, especialmente si hablamos de modelos SUV del segmento D, ideales para familias numerosas o para usuarios activos que quieran llevar a cuestas su caravana. Si haces menos de 20.000 kilómetros al año, o si tus trayectos suelen ser cortos y en su mayoría urbanos, siempre será mejor un coche más pequeño y con motor gasolina, con o sin apoyo eléctrico. Lo del apoyo eléctrico ya dependerá del presupuesto de cada persona, ya que puestos a elegir siempre será mejor que cuente al menos con una microhibridación que te permita lucir al menos la etiqueta ECO de la DGT para acceder a la ciudad los días con alerta por protocolo anticontaminación.

Coches híbridos con motor diésel

¿Sabías que hay una alternativa con la que no tendrás que renunciar a nada? Los grandes desconocidos del mercado automovilístico son los coches híbridos diésel, que aúnan lo mejor de ambos mundos, al ofrecer todas las virtudes asociadas al gasóleo, junto con las ventajas de disfrutar de la etiqueta ECO de la DGT. Si estás interesado en uno de éstos, te mostramos todos los coches diésel híbridos con etiqueta ECO en 2022.

Ahorrar poniendo gasolina low cost

Como hemos visto anteriormente, elegir un coche diésel en vez de un gasolina, supone un notable ahorro en combustible, tanto por el precio del mismo como por el menor consumo de este tipo de motores. Pero, ¿se puede ahorrar todavía más eligiendo un carburante ‘low cost’?

Hace un tiempo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) lanzó un estudio en el que reflejaba que repostar gasolina o diésel ‘low cost’ podría suponer un ahorro de unos 250 euros al año en comparación a si se utiliza diésel ‘premium’ en una cadena de prestigio. Pero entonces nos asalta la clásica pregunta: ¿es malo el combustible low cost? Y la respuesta es muy clara, NO. Podríamos decir que es menos bueno, pero en ningún caso más malo o perjudicial. Todos los carburantes que se utilizan en nuestro país pasan los mismos controles iniciales de calidad y se crean prácticamente en el mismo sitio.

Sea cual sea el destino del carburante, son las mismas ocho refinerías las que tratan el petróleo importado, para más tarde distribuirlo a distintos centros logísticos de almacenamiento de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH). Es decir, que un ‘low cost’ tiene la misma materia prima que un premium.

La diferencia radica en el tratamiento que cada compañía hace posteriormente del carburante, añadiendo aditivos que ayudan a limpiar el motor, facilitar la combustión, reducir la espuma en el líquido, etc. Componentes al fin y al cabo que mejoran el rendimiento del propulsor y favorecen su cuidado. Depende por tanto ya de cada usuario de si se quiere gastar más o menos en carburante. Como se dice: ‘Cuando más azúcar, más dulce’.