LA LUCHA CONTRA LA PANDEMIA

Los alemanes desconfían de la vacuna de AstraZeneca

Personal sanitario rechaza ponerse el inyectable y fuerza al Gobierno a replantear la campaña de vacunación

Los alemanes desconfían de la vacuna de AstraZeneca

Los alemanes desconfían de la vacuna de AstraZeneca

EL PERIÓDICO

A los problemas de producción que tiene AstraZeneca se le podría sumar ahora el de la desconfianza por parte de los ciudadanos que deben recibir su vacuna. En Alemania, los trabajadores del sector sanitario y de otros grupos esenciales, prioritarios en la campaña de vacunación y a quienes se suministra el inyectable de anglosueco, se están mostrando reticentes con esta vacuna y algunos han rechazado ponérsela.

Alemania ha administrado 5 millones de dosis de las vacunas, cifra que la sitúa lejos de países como Israel, Reino Unido o EEUU. La mayoría de las vacunas suministradas en el país han sido de la vacuna de Pfizer, destinada a la población anciana. Del millón y medio de dosis de AstraZeneca que Alemania debería haber inyectado al personal sanitario hasta la pasada semana, solo se han usado 187.000, según fuentes del Ministerio de Sanidad alemán y del Instituto Robert Koch de Enfermedades Infecciosas.

La desconfianza del personal sanitario se basa en algunos estudios que apuntan que la vacuna de AstraZeneca parece menos efectiva que las de Pfizer y Moderna y en que causa más efectos secundarios. Este último factor ha sido confirmado por la mayor agencia de vacunas de Alemania, el Paul Erhlich Institute. Según este centro, una cuarta parte de las personas que han recibido la vacuna de Oxford-Astrazeneca han sufrido síntomas similares a la gripe y un 15% han experimentado fiebre; cifras superiores a las registradas con las vacunas de Pfizer y Moderna. Sin embargo, el mismo Paul Erhlich Institute ha subrayado que la vacuna es muy efectiva y que las reacciones son cortas en el tiempo.

Tampoco ha contribuido a dar mucha confianza el hecho de que las autoridades sanitarias alemanas no recomendaran el uso de la vacuna de Pfizer para los mayores de 65.

El plante de estos trabajadores ha llevado al Gobierno alemán a replantear la estrategia de vacunación para que no se pierdan las dosis rechazadas. Así, ha incluido ahora al profesorado entre los grupos que recibirán de forma prioritaria la vacuna de AstraZeneca. El ministro de Sanidad, Jens Spahn, también ha planteado incluir a policías y al Ejército.

Asimismo, las autoridades han lanzado una campaña para asegurar a la población que la vacuna de AstraZeneca funciona. "La vacuna de AstraZeneca es segura y efectiva. Salva vidas", ha tuiteado el portavoz de Angela Merkel, Steffen Seibert.

Sobre la situación en Alemania se ha pronunciado incluso la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que ha salido en defensa de la vacuna de AstraZeneca: "Me la pondría sin pensarlo, igual que las de Moderna o Pfizer", ha dicho en declaraciones al diario germano 'Augsburger Allgemeine'.

Temas