El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha asegurado este lunes que, una vez finalizada la erupción volcánica en La Palma, el Gobierno no se olvidará de la población palmera y se va a trabajar en la reconstrucción y relanzamiento de la isla.

Sánchez, que este lunes ha viajado a la isla, ha señalado que en las ocho visitas que ha realizado a La Palma desde que comenzó la erupción volcánica el 19 de septiembre, ha conocido el significado del término "identidad palmera", que representa, ha afirmado, el sentido de la solidaridad, de superación y de resistencia de la sociedad palmera.

Ha recordado que ya se ha dispuesto de 138 millones de euros de ayudas de los casi 400 millones que hay asignados para la reconstrucción de la isla y ha precisado que uno de los mensajes que le han dado los palmeros es que no se olviden de ellos "cuando el volcán ya no suelte lava y los medios de comunicación se vayan de la isla".

Sánchez, en una comparecencia pública junto al presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el presidente del Cabildo palmero, Mariano Hernández Zapata, ha insistido en su compromiso para proseguir en la reconstrucción y relanzamiento de La Palma, isla, que, ha dicho, merece ser visitada.

Asimismo, el presidente Sánchez ha insistido en que pese a que sea el fin de la erupción no es el final de la emergencia y ha pedido a la ciudadanía palmera “la máxima comprensión, colaboración y paciencia” a la hora de regresar a sus casas porque las autoridades y la ciencia, ha trasladado, aún están pendientes de algunos aspectos como la emisión de gases, que pueden resultar aún nocivos para la salud.

“Entendemos que se quiera volver a las casas pero es fundamental preservar la salud, así que hay que estar pendientes e informados de lo que diga el sistema de protección civil”, ha insistido Sánchez.

Estado social y democrático fuerte

Para el presidente del Gobierno hay “muchas lecciones que extraer” de la emergencia volcánica, entre las que ha destacado la reivindicación del aporte de la ciencia pública canaria y española, porque gracias a ella, ha expresado, desde las instituciones se pudo dar una respuesta pronta y urgente "y evitar muchas perdidas humanas en los momentos iniciales de la erupción".

El presidente, que ha agradecido el trabajo a todos los equipos de emergencia y protección implicados, ha dicho que otra de las lecciones aprendidas es “la importancia de tener un Estado social y democrático de derecho fuerte y un sistema de protección civil robusto, coordinado y engrasado”, una cuestión que será "central" en la próxima conferencia de presidentes presencial, que se celebrará en La Palma en las primeras semanas de febrero, y no en las primeras de enero como estaba previsto en un principio.

“Otra de las lecciones que me gustaría poner en valor es el comportamiento ejemplar de los palmeros. En las conversaciones que he podido tener, en el cuartel o el hotel, se comportan con entereza, paciencia, solidaridad y enorme comprensión ante esta emergencia natural”, ha destacado Sánchez, que ha asegurado que desde un principio atendió a la demanda de la ciudadanía palmera de “dejar de lado cualquier discrepancia partidista”.

En su opinión, todas las instituciones públicas han trabajado “codo con codo” y han antepuesto el interés general con un despliegue "formidable" de medidas y recursos económicos que pueden llegar a ser "probablemente insuficientes" por la "magnitud" del desafío.

"Pero vamos a dar respuesta cumplida a todas las demandas, inquietudes y ese deseo de esperanza que se abre una vez terminado el episodio de la erupción", ha aseverado el presidente del Gobierno, que ha enumerado las ayudas puestas en marcha que a su juicio se componen de "cifras muy elocuentes" detrás de las cuales hay "vidas, esperanzas, seguridades y protección". 

Sánchez advierte que el número de contagios se disparará en las próximas semanas Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

Variante ómicron

Por otro lado, el presidente del Gobierno ha apelado este lunes a perseverar en la estrategia del Ejecutivo frente a la pandemia de coronavirus y su nueva variante ómicron, al cumplirse un año de la inoculación de la primera vacuna en España.

El jefe del Ejecutivo ha resaltado la trascendencia de que empezara la vacunación y ha recordado que Araceli, usuaria de la residencia Los Olmos de Guadalajara, fue la primera en recibir una dosis contra la covid-19 en España.

"Con ello empezamos a ver el principio del fin de la pandemia", ha subrayado Sánchez, quien ha elogiado la labor de la ciencia que ha permitido que casi nueve de cada diez españoles (38 millones de personas) tengan la pauta completa de la vacuna.

A su juicio, esto demuestra el "éxito colectivo de la estrategia de vacunación" y de la unidad institucional.

Tras mostrarse convencido de que va a seguir siéndolo, se ha referido a las consecuencias de la variante ómicron, que ha dicho que, de acuerdo con la ciencia, es altamente contagiosa pero su gravedad es menor.

Algo que ha dicho que se puede comprobar en el número de hospitalizaciones e ingresos en las unidades de cuidados intensivos.

No obstante, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía española para perseverar en la estrategia seguida hasta ahora y que ha dicho que pasa por la vacunación, la protección personal (con especial énfasis en el uso de mascarillas) y la unidad institucional.

Una unidad que por parte del Gobierno ha dicho que significa apoyar a las comunidades en las medidas que deseen poner en marcha en el ámbito de sus competencias, transferir recursos económicos y reforzar los recursos humanos.