Antonio de la Fuente, cuñado del extesorero Luis Bárcenas y que trabajó junto a él en el PP, ha asegurado que, pese a esos vínculos, no tenían "demasiada comunicación" y nunca tuvo la oportunidad de hablar con él sobre sus famosos papeles con la contabilidad b del partido.

"Era muy hermético", ha expuesto este jueves en su declaración como testigo en el juicio a su cuñado por la caja b del PP que celebra la Audiencia Nacional.

De la Fuente le ha descrito como una persona poco accesible y hermética, especialmente en temas económicos: "No me contaba nada a mí ni a nadie".

Según ha relatado, en 1989 Bárcenas era el gerente del PP y consiguió que le contrataran en el partido como adjunto a la Gerencia.

"Bárcenas como jefe, ¿cómo era?", ha querido saber el abogado del PP Jesús Santos. "Bastante distante diría yo" ha sido la respuesta de su cuñado, que ha corroborado que cuando Bárcenas estaba a solas en su despacho, siempre cerraba la puerta.

Santos le ha preguntado entonces si el ya fallecido Álvaro Lapuerta, predecesor de Bárcenas en la Tesoreria, presentaba ya en 2004 signos de demencia, tal y como señaló en su declaración el acusado Cristóbal Páez, exgerente del PP. Y ha respondido que nunca tuvo mucho trato con él, pero que era un hombre "muy agradable, muy culto y con la cabeza en su sitio".

Sobre la relación con Bárcenas, ha reconocido que se llevaban bien, pero ha matizado que nunca han tenido "demasiada comunicación". "Él nunca ha pisado mi casa, y yo a la suya he ido en contadísimas ocasiones", ha expuesto.

Respecto a si hablaron en alguna ocasión de sus famosos "papeles", ha señalado que en alguna reunión familiar en las que siempre estaban sus hermanos pudo oír algo, pero "a título de interesarme" en una conversación "no he podido hacerlo nunca".

Respecto al papel que tuvieron Bárcenas y Lapuerta en las obras de reforma de la sede nacional del PP, ha explicado que en términos económicos quien tenía la última palabra "siempre era Lapuerta, y el gerente presentaba los datos económicos, y quien aprobaba o no aprobaba era la Secretaría general".

"Bárcenas sabía las cantidades a pagar y llevaba el control de eso, no hay duda", ha dicho sobre las obras en la sede del PP.