LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

Libros para futuros grandes lectores

Una selección de historias para adentrarse en la lectura durante la primavera

‘Cultivadores de estrellas’.

‘Cultivadores de estrellas’. / Antonio Luis Ginés

En la primavera parecen resurgir los libros y las lecturas, las ocasiones para el encuentro con las palabras que pueden llevarnos a unas vivencias intensas, a que la imaginación y la fantasía puedan desenvolverse a sus anchas entre las páginas de las múltiples propuestas que nos llegan. Y ello es una actividad vital placentera, a las que los niños pueden acogerse, pero también los adultos, no es exclusivo de un solo grupo. Por ello esta selección, que sin duda podría ser más amplia, pero que al menos puede orientar a los lectores hacia algunos títulos y temáticas, a la riqueza de las publicaciones que cuidan la imagen y la palabra, para que nos llegue ese objeto de disfrute que es el libro, el álbum ilustrado, el trazado de todos esos universos en los que moverse solo es cuestión de voluntad lectora.

La noche está llena de promesas, de Jerémie Decalf, en Thule Editores (+ 6 años). El viaje de la sonda Voyager 2 da para esta aventura interestelar, con estas ilustraciones tan impactantes y el lenguaje narrativo tan preciso en función del visual, resulta muy difícil despegar la vista y la imaginación de esta noche de verano, en la que siempre hay alguien allá arriba, en busca de otros mundos, otras posibilidades.

Loba, de Pablo Albo y Cecilia Moreno, en editorial Libre Albedrío (+ 3 años). La historia de esta loba nos lleva por un universo de ilustraciones originales, cargadas de un simbolismo y una plasticidad que envuelve la palabra en la sencillez y emotividad de cada uno de los detalles, el juego de espacios y silencios que se proponen al lector. Singularidad en esta propuesta, en la que lo visual se complementa de forma atractiva con las frases.

Somos animales humanos, de Rosie Haine, en ediciones Ekaré (+ 4 años). Una buena opción para adentrar a los niños y niñas en este universo que representa nuestra raíz, nuestros primeros contactos con la naturaleza. Esos primeros pasos marcaron un poco luego nuestra trayectoria. Este libro resulta un reencuentro con todo lo positivo de ese contacto con el medio sin tener que dañarlo, sino conviviendo con las posibilidades que aún hoy nos sigue ofreciendo, desde el respeto y el equilibrio.

La nota, de Pilar Serrano Burgos y Daniel Montero Galán, en Kalandraka Editora (+3 años). Este es uno de sus álbumes desplegables, que en cada recodo mantiene la intensidad por distintas partes de un bloque especial. Eva le envía un mensaje a su compañero José, y ese itinerario estará cargado de energía positiva, de valores como la cooperación o la amistad. Y con ese punto optimista y alegre, la jornada transcurre mejor para todos los que van llevando la nota y quien finalmente la recibe.

Love.com, de Beatriz Osés, en Edebé Editores (+ 10 años). Una buena historia de suspense, en un pueblo muy pequeño, con las redes tecnológicas muy presentes, puede parecer otra historia más. Pero cuando el protagonista tiene Asperger y encima aparece un cadáver, se anima bastante la trama. Osés, experimentada autora, nos trae, con un estilo ágil y directo, y también con su punto de humor, esta ambientada narración en tierras irlandesas.

9 kilómetros, de Claudio Aguilera y Gabriela Lyon, en Ediciones Ekaré (+ 6 años). Este cuento tiene un tema especial: todos los niños que en el mundo tienen que desplazarse andando para ir al colegio. El protagonista de esta aventura convierte esa distancia de 9 kilómetros en algo intenso, cargado de emoción y reflexión a un tiempo, entre paisajes y aves que envuelven sus pasos hasta llegar al cole. Un homenaje al deseo de aprender, por encima de las distancias y las barreras, y al respeto al medio.

Cultivadores de estrellas y otras profesiones del futuro, de Eva Manzano y Mo Gutiérrez Serna, en Thule Editores (+ 6 años). La imaginación es un recurso fantástico, que permite desarrollar nuevas posibilidades, nuevas profesiones en base también a las ya conocidas. Este álbum es un compendio de esas profesiones disparatadas, conectadas con lo sorpresivo, que buscan el deleite del lector, en texto cortos breves e intensos.

Pequeñas historias, de Miguel Tanco, en editorial Libre Albedrío (6 años). Solo jugando se aprenden las cosas más importantes, dice Francesco Tonuci en el prólogo. Estas historias que van en tiras no precisan de palabras, el lenguaje visual se basta para encadenar una suerte variada de pequeños sucesos que, en ocasiones, nos descubren que la belleza está en lo simple; los placeres de la infancia en un mundo único que siguen provocando nuestro asombro.

Siempre estuve aquí (Vida en el exilio de María Zambrano), de Nadia Terranova, en Kalandraka Editorial. Hay libros que no se pueden dejar pasar, y puede que este sea uno de ellos, no solo por la figura elegida, sino por la manera de cuidar el contenido y las ilustraciones, de acompasar los distintos elementos para que haya un disfrute en la lectura de esta gran pensadora. Un homenaje cuidado, que pone ante los lectores el periplo vital de esta gran figura.

Historias de miedo en el faro, de Daniel Hernández Chambers, en Edebé Editores (+12 años). Cuatro amigos deciden reunirse en un lugar alejado, en un faro, a contar historias de miedo, pero durante dicha narración ocurrirá algo que romperá ese clima de calma, y sobre todo cambiará sus vidas para siempre. Bien ambientada, la trama nos conduce hacia el suspense de las historias que incluso finalizadas, no se dan del todo por acabadas por algún misterio que de pronto cobra relevancia.

¡Beso, beso!, de Margaret Wild y Bridgetb Strevens-Marzo, en Ediciones Ekaré (hasta 6 años). Un relato para contar y compartir con los más peques, repleto de ternura y cariño. A través del viaje de un pequeño hipopótamo y de su olvido, se va descubriendo en los demás ese ‘olvido’ matinal, que en cuanto puede repara buscando a su madre.

Las palomas del parque, de Niño Cactus y Cecilia Varela, en editorial Libre Albedrío (+3 años). Unas misteriosas cartas que unas palomas dejan a ciertas personas, alteran para bien el ritmo natural de la jornada. En los parques puede pasar lo extraordinario. ¿Quién escribe esas cartas? ¿Por qué? Respuestas que tendrán que descubrirse con la lectura de esta historia que esconde sus propias sorpresas.

TEMAS