los pedroches

Las clarisas de Belalcázar muestran un año más los mejores dulces conventuales

El convento recibe numerosas visitas para probar las creaciones de las monjas y adentrarse en este patrimonio

Las nueve monjas de clausura que habitan el convento de Santa Clara de la Columna.

Las nueve monjas de clausura que habitan el convento de Santa Clara de la Columna. / A. M. C.

Las nueve monjas de clausura que habitan el convento de Santa Clara de la Columna de Belalcázar celebraron su día del dulce, en su novena edición, en el que venden sus elaboraciones y además durante el que se realizan también visitas guiadas y distintas actividades.

Después de semanas de intenso trabajo en el obrador recibieron muchas visitas e incluso con autocares fletados para probar sus dulces artesanales y conocer este enclave de gran valor histórico y artístico, fundado en el siglo XV por doña Elvira de Zúñiga.

La hermana Isabel señalaba que «los dulces los hacemos con mucho cariño y con ingredientes de la máxima calidad». Junto a sus yemas, pastelitos de aceite, delicias con almendra, trufas, pastitas de Santa Clara, bocaditos de almendra, roscas de fideos y mermeladas se suman los dulces típicos de esta época navideña como los polvorones, nevaditos, cocadas, pasteles de gloria y empiñonadas. Las hermanas se encargaban de su venta.

Visitantes en el convento de Santa Clara.

Visitantes en el convento de Santa Clara. / A. M. C.

La jornada sirvió también para realizar visitas guiadas gracias a la labor de guías colaboradores por los patios y las distintas dependencias y así adentrarse por los claustros, las galerías con sus artesonados, la iglesia, la sala de oración, el refectorio o el patio de la huerta. Hubo una exposición de dibujos de Julián Sánchez-Paus y con la implicación de voluntarios se instaló un servicio de bar con tapas, paella, migas o montaditos y por la tarde tuvo lugar un concierto de la Coral Real Peña del Limón de Córdoba y una visita nocturna.

La recaudación, para el convento

Como explica la hermana abadesa Eugenia, la recaudación de la jornada se destina a actuaciones a realizar en el convento, como alguna reforma y para comprar los ingredientes. La hermana Isabel agradecía las visitas y señalaba que es en esta época cuando más dulces venden.

Además de ayer los dulces siguen a la venta durante todo el año y además de adquirirlos en el propio convento están a la venta en la web de los dulces de las clarisas Belalcázar. Las religiosas difunden además sus mensajes y celebraciones religiosas en sus redes sociales.