Balance de 2022

Las denominaciones de origen de Córdoba sostienen sus ventas en el exterior

Los productos ibéricos, los aceites y los vinagres calificados rozaron los 100 millones de euros

Lucena inició el año pasado la comercialización de su AOVE con la venta de más de 1.000 toneladas

Secadero de jamones en un planta de Covap en Pozoblanco.

Secadero de jamones en un planta de Covap en Pozoblanco. / Rafa Sánchez

David Jurado

David Jurado

Los productos agroalimentarios amparados bajo las denominaciones de origen en la provincia mantienen su pulso comercializador y sus ventas en el exterior pese a la caída de la producción como consecuencia de la sequía y los elevados costes de producción. Así lo revelan los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación recogidos en su informe sobre la evolución de los productos bajo Denominación de Origen (DO) o bajo la Indicación Geográfica Protegida (IGP) y que en la provincia afectan a los aceites bajo los marcos reguladores de Adamuz-Montoro, Baena, Lucena y Priego; los vinos y vinagres de la denominación Montilla-Moriles; y los jamones de Los Pedroches.

Entre todos ellos rozaron en 2022 los 100 millones de euros. Esta cifra no representa el volumen total de negocio de las zonas de las denominaciones de origen ya que no todos sus productos salen al mercado con la máxima distinción de calidad.  

El marco regulador con más ventas de productos amparados con el distintivo de calidad fue Montilla-Moriles con 39 millones. Le sigue el aceite, bajo el sello de Baena, que el año pasado, pese a la caída de la producción, facturó 29 millones de euros y calcó las cifras de comercialización y de exportación de la campaña de hace dos años. Así, según los datos del ministerio, comercializó 5.052 toneladas, de las que 987 fueron para países europeos y 975 para el resto del mundo. 

Le sigue en ventas de aceite Priego de Córdoba con 16,2 millones. Alemania se alza como el principal mercado extranjero del zumo de oliva prieguense, al que se enviaron 85 toneladas de aceite bajo el sello regulador, seguida de Holanda, con 75,8 toneladas. 

Entre todos los marcos reguladores de aceite de la provincia se comercializaron tanto en el mercado nacional como en el extranjero productos por valor de 50 millones de euros, lo que supone el 32 por ciento de todo el aceite español producido bajo los estándares de calidad de las denominaciones de origen. 

Cabe destacar que el año pasado supuso el pistoletazo de salida para el marco regulador de Lucena, que comercializó 1.052 toneladas frente a las 71 testimoniales de 2021. 

Venta de ibéricos

Baena es el marco regulador que denota el pulso de las denominaciones pese a las adversidades del sector. El año pasado, pese a la caída de la producción, calcó las cifras de comercialización y de exportación de la campaña de hace dos años. Así, según los datos del ministerio, comercializó 5.052 toneladas, de las que 987 fueron para países europeos y 975 para el resto del mundo. 

En los ibéricos, la caída de la producción por la situación de la sequía y por los elevados costes hizo que las paletas y jamones calificadas fuesen menor en número, destinándose, por lo tanto, un mayor número de piezas al mercado sin el sello calificador. En total, según los datos del ministerio, se facturaron más de 15,4 millones de euros, lo que supone el 10 por ciento del total de ibéricos vendidos en España y en el extranjero.

Los países de la Unión Europea es donde más demanda tienen los ibéricos cordobeses, con Italia a la cabeza, a donde fueron a parar más de 480 piezas calificadas. En Francia se contabilizó la venta de 473 piezas entre jamones y paletas en 2022. En cuanto a los países fuera de Europa, los ibéricos tienen un mercado prioritario en los Estados Unidos, donde recalaron 955 piezas frente a las 39 que tuvieron como destino un país del continente asiático.

Vinagres de calidad

El precio medio de los jamones calificados de Los Pedroches se situó en los 42 euros frente a los 20 de las paletas

El vinagre de Montilla-Moriles es uno de los tres existentes bajo esta calificación de España junto al del Jerez y Condado de Huelva.

El año pasado, las ventas calificadas supusieron un montante de 410.000 euros. Aunque la mayoría del vinagre se comercializa en el mercado nacional, el año pasado se continuó con la presencia de este producto en el extranjero.

Francia fue el país de la Unión Europea que más demandó este producto, con 18,2 hectolitros, y Canadá el país fuera de la UE que más importó este derivado del vino con un total de 30 hectolitros. 

Montilla-Moriles aguanta el tipo

La pérdida de la cosecha de la temporada 2021-2022 como consecuencia de la sequía no se trasladó en la misma proporción a la comercialización de los vinos amparados con el sello de Montilla Moriles. De este modo, las ventas tanto en el mercado nacional como en el extranjeros cayeron levemente frente al importante descenso de la cosecha con respecto al año anterior. 

La pasada campaña, según los datos del Ministerio de Agricultura, el marco regulador produjo 152.907 hectolitros de vino calificado frente a los 200.428 de la campaña anterior, es decir, un descenso del 25 por ciento en la producción. Aún así, la comercialización del vino de Montilla-Moriles aguantó el tipo el año pasado, con 147.283 hectolitros, lo que supone un 13 por ciento menos que lo vendido hace dos campañas. 

El vino local sigue teniendo en el mercado nacional casi su único mercado, puesto que su presencia en el extranjero es casi testimonial. Al respecto cabe decir que el 96 por ciento del vino embotellado o a granel que se generan en los pagos cordobeses tiene como destino algún punto de España. El poco vino de Montilla-Moriles que cruza la frontera va con destino a la República Checa, que el año pasado consumió más de 1.433 hectolitros. Le sigue muy de cerca Holanda, con 1.291 hectolitros. Fuera del continente europeo, América importó 1.601 hectolitros frente a los 331 del continente asiático. 

La campaña pasada, según los datos recabados por el ministerio, se contó con un total de 4.583 hectáreas para la producción de vinos y vinagres bajo el sello de la denominación. Las mismas fuentes indican que hay 1.617 viticultores y 55 bodegas repartidas por todo el marco.