Banderas de Ucrania y colores azules y amarillos han presidido la entrada principal del Ayuntamiento de Lucena en este viernes. Cuando la invasión militar de Putin alcanza su primer año, la corporación municipal, junto a trabajadores de la administración local, ha compartido cinco minutos de silencio con ucranianos que residen desde hace décadas en la localidad y otros convertidos en refugiados por esta cruel guerra. 

El alcalde, Juan Pérez, ha encabezado la representación política, acompañado de varios de los portavoces de los grupos municipales y otros concejales. A las doce del mediodía, ha tenido lugar el acto de repulsa, dolor y solidaridad, escenificado en la unión con el pueblo ucraniano.