Kiosco

Diario Córdoba

ENCUENTRO PARA ABORDAR LOS EFECTOS DE LA ACTIVIDAD INDUSTRIAL

Los vecinos reclaman información sobre las emisiones de una orujera de Espejo

El vapor que exhala Oleícola El Tejar desde Espejo genera brumas y neblina en la zona | El Ayuntamiento de Montilla ha pedido a la Junta un informe técnico sobre la calidad del aire

Los vapores que expulsan las chimeneas de la orujera son visibles desde varios kilómetros a la redonda. JOSÉ ANTONIO AGUILAR

El Centro Cultural Alcalde Antonio Carpio acogió anoche un encuentro vecinal para abordar los efectos de las emisiones que produce la orujera de El Tejar, situada en el término municipal de Espejo, a escasos ocho kilómetros del casco urbano de Montilla.

Según una de las convocantes de la reunión, Isabel Márquez, «es nuestra responsabilidad actuar contra esta barbaridad que no tiene visos de acabar en breve», en alusión a las instalaciones de la cooperativa oleícola El Tejar, cuya actividad ha generado numerosas quejas en los últimos meses.

La orujera, que en 2020 recibió el visto bueno de un informe técnico de la Junta que se mostraba «favorable» a la construcción de esta planta para el tratamiento integral de alperujo, ocupa una parcela de más de 255.000 metros cuadrados y está dotada de dos chimeneas de 35 metros de altura. Según desveló entonces el Ejecutivo autonómico, la actividad fundamental de la cooperativa es «la eliminación y valorización de los subproductos que genera la actividad agroindustrial, fundamentalmente el alperujo».

A finales del pasado mes de julio, el Ayuntamiento de Montilla se mostró «dispuesto a recabar toda la información disponible» sobre esta orujera que, en palabras de Raquel Casado, teniente de alcalde de Infraestructuras y Medio Ambiente, desarrolla una «actividad necesaria» para dar respuesta al «problema grave» que representa la gestión de los orujos que generan las industrias agrícolas de la zona.

«Se trata de una actividad que evita la contaminación del suelo y de los recursos hídricos, pero es evidente que está generando molestias relevantes en Montilla, ya que son muchas las ocasiones en las que nos vemos afectados por los vapores que emite», reconoció Raquel Casado, quien insistió, no obstante, en que no se trataría de emisiones «perjudiciales para la salud», según la información pública que existe. «Por eso no se hizo un estudio por parte de la Junta de Andalucía», puntualizó la edil.

Con todo, el Ayuntamiento de Montilla ha solicitado a la Delegación Territorial de la Consejería de Medio Ambiente que analice la «afección de esta actividad» en Montilla, así como un estudio de los niveles de emisiones «para garantizar que se cumplen todos los parámetros».

De igual modo, el Consistorio montillano ha solicitado al Ayuntamiento de Espejo que verifique que, en efecto, «se cumplen con todas las condiciones de licencia de actividad». En este sentido, la responsable municipal de Medio Ambiente lamentó que en la información pública relacionada con esta empresa «se echa en falta un estudio de cómo afectan los olores y la contaminación atmosférica que genera en una localidad tan cercana como es Montilla».

«Estas instalaciones deben estar a más de cinco kilómetros de cualquier núcleo habitado y, sin embargo, las primeras casas de nuestro municipio están a menos distancia, con las consiguientes molestias que sufren por problemas de olores y de falta de visibilidad», manifestó Raquel Casado, quien reclamó a la Junta de Andalucía la realización de un estudio para «verificar que esta actividad no afecta por encima de lo permitido a la calidad del aire de nuestro municipio».

Compartir el artículo

stats