Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

La Rambla, un pueblo dedicado al arte de la cerámica

Es un referente en alfarería y cerámica de ámbito nacional e internacional debido a la antigüedad en este oficio | El principal problema del sector es el relevo generacional debido a la escasez de personal cualificado

El torno alfarero. Gracias a la fuerza centrífuga se pueden fabricar diferentes utensilios presionando el barro. | JUDIT LAGUNA J. LAGUNA

La cerámica es un arte desde hace millones de años. La destreza de fabricar elementos con arcilla para, más tarde, cocerlos a alta temperatura. Y en eso La Rambla es un referente internacional debido a que tiene una gran tradición alfarera, pues se han llegado a encontrar muestras de que ya se trabajaba el barro en la zona hace más de 4.000 años. Este hecho la convirtió en 2012 la Zona de Interés Artesanal más antigua de Andalucía. El proceso comienza con la preparación del barro, el cual se extrae, se deja secar, se incorpora a una pila con agua, se estira y se tapa, para conservarlo. Este barro es el que adquieren las alfarerías para trabajar las diferentes piezas. Se coloca una cantidad en el centro de la rueda de alfarero para que, de esta forma, las manos del artesano den forma a la figura que quiera realizar. Gracias a la fuerza centrífuga del torno y a la presión de los dedos, el barro puede adquirir formas que con otro procedimiento sería imposible. Posteriormente, se deja secar y, con una esponja húmeda, se limpian aquellas impurezas resultado del trabajo anterior y se vuelve a dejar secar antes de la primera cocción. Cuando las piezas han pasado por este proceso, pueden decorarse con pintura o únicamente con vidriado, y vuelven al horno para obtener el resultado final.

Previo al año 2008, no era algo extraño encontrar varios talleres de cerámica en una misma calle del municipio. Sin embargo, el número se vio mermado tras la crisis económica, pasando de 120 fábricas a 65 que hay en la actualidad. Álvaro Montaño, presidente de la Asociación de Artesanos Alfareros, narra cómo, a pesar de que se mantiene la tradición alfarera de la localidad, es difícil mantener la esencia de esta práctica: «completamente artesanal solo quedan dos o tres talleres».

Pintura. Utilizan óxidos para decorar las piezas. J. LAGUNA

A pesar de lo que se pueda pensar, la situación en el sector es muy buena y está cargada de trabajo. Al comienzo de la pandemia, en 2020, se agravó la crisis económica que se arrastraba desde 2008. Con el fin del confinamiento, se produjo un inesperado repunte de actividad, debido al incremento del precio del transporte de los contenedores enviados desde China. Son muchos los países europeos que han optado por adquirir dentro del continente los productos que anteriormente adquirían en Asia, acudiendo a La Rambla por su gran prestigio internacional. «Además de que es más barato, los productos de cerámica de La Rambla son de alta calidad, especialmente aquellos de jardinería, menaje y decoración», cuenta Montaño.

Limpieza. Se eliminan las impurezas con una esponja. J. LAGUNA

El principal problema del sector es el relevo generacional. Miguel Ángel Torres, maestro artesano en el oficio y Premio Andaluz de Artesanía, dirige un taller completamente artesanal y familiar. Aunque sus hijos conocen la profesión y trabajan en ello, no saben realizar las piezas a mano: «Hay relevo en cuanto a la fabricación de cerámica a nivel industrial, pero no de forma completamente artesanal». Hay una gran escasez de personal artesano cualificado, ya sean pintoras o alfareros. Álvaro coincide con Miguel Ángel: «Ahora todos los jóvenes quieren estudiar una carrera y ser, por ejemplo, médicos o periodistas. No se interesan por aprender el oficio». Otro de los problemas, más actual, es el incremento de los costes. Los hornos de cocción funcionan con gas o combustible, lo que hace inevitable tener que trasladar esa subida a los productos.

Cuerda seca. Utilizando unas peras aplicadoras, se consigue dar relieve en la pieza. J. LAGUNA

¿Cómo se pueden adaptar unos talleres tan artesanales a las técnicas de los nuevos tiempos? Las alfarerías cuentan con muy poca tecnología, por lo que los procesos apenan han cambiado en años. Si algo han aprovechado estos artesanos, son los nuevos hornos, moldes, y, por supuesto, Internet. La gran mayoría de talleres cuenta con su propia página web y un gran número intenta estar presente en redes sociales. En sus portales incluyen un apartado de tienda online. De hecho, según la Asociación de Artesanos Alfareros, cerca de un 60% de las compras se realizan fuera de las fronteras de nuestro país. La adaptación a esta nueva herramienta parece sencilla y se obtienen buenos resultados, pero son varios los talleres que se están esforzando en utilizar esta nueva herramienta: «Para los que tenemos 40 años o más es difícil. Nos defendemos como podemos», cuenta Álvaro.

En 1926 nace la Exposición de Alfarería y Cerámica de La Rambla como un concurso-exposición de alfareros locales. A día de hoy, más conocida como la feria EnBarro, declarado Interés Histórico Regional, ha recibido en ediciones pasadas piezas desde EEUU, Alemania o Francia. Desde hace unos años se ha trasladado la exposición a otras fechas, mientras que el concurso se sigue realizando durante la feria de San Lorenzo. El presidente de la asociación explica por qué se tomó la decisión: «Al ser las fiestas, la gente se iba a pasar las vacaciones en la playa y la exposición empezó a flojear». El concurso de cerámica cuenta con tres modalidades: alfarería tradicional en bizcocho, cerámica tradicional, y diseño y nuevas formas en cerámica, y las piezas premiadas se expondrán a partir de mañana en el Museo de Cerámica. La Exposición Monográfica de Alfarería y Cerámica es la más antigua de España y da el valor histórico de este oficio en el municipio de La Rambla.

Compartir el artículo

stats