INICIA UNA CAMPAÑA DE PROTESTA

Satse exige la jubilación voluntaria y anticipada para las enfermeras de Córdoba

El sindicato afirma que este colectivo sufre, como mínimo, los mismos riesgos laborales, que el resto de profesionales sanitarios, los cuáles sí tienen reconocido este derecho

Mupi publicitario por Satse reivindicando la jubilación anticipada para las enfermeras.

Mupi publicitario por Satse reivindicando la jubilación anticipada para las enfermeras. / CÓRDOBA

El Sindicato de Enfermería Satse-Córdoba ha iniciado una nueva campaña a favor de la jubilación anticipada y voluntaria para las Enfermeras y Enfermeros de la provincia de Córdoba. Satse exige que las enfermeras de los centros sanitarios de la provincia puedan jubilarse de manera anticipada y voluntaria dadas sus especiales condiciones "de penosidad y toxicidad"; riesgo sufrido a lo largo de toda su vida laboral.

Al respecto Satse señala riesgos biológicos; tóxicos; psicosociales; trabajo a turno y nocturno; químicos; físicos y mecánicos; etc. Todos ellos, según Satse, que afectan claramente a su salud laboral como lo acreditan numerosos estudios científicos, y que, sin embargo, la administración pública se niega a reconocer.

La campaña se ha iniciado el pasado día 1 de diciembre con la colocación de vallas publicitarias y mupis en las paradas de autobuses de todas las provincias de Andalucía, a lo que les seguirá la distribución de 40.000 dípticos informativos en todos los centros sanitarios de nuestra comunidad Autónoma y la distribución de más de 10.000 carteles informativos en todos los Hospitales y Centros de Salud de Andalucía.

Satse reitera su máximo respeto para las profesionales de otros sectores que desde hace muchos años pueden acceder a la jubilación anticipada y voluntaria, pero asegura que las enfermeras sufren, como mínimo, los mismos riesgos laborales que ellos, lo que las hace merecedoras de ser atendida su jubilación anticipada y voluntaria y no seguir siendo discriminadas de manera arbitraria, máxime cuando el 85% de las enfermeras son mujeres, y el Sindicato no quiere llegar a la conclusión de que en la posible negativa de la administración ministerial a facilitar la jubilación anticipada exista un claro componente de género, algo que sería vergonzoso e inaceptable.

En este sentido Satse recuerda que la mayoría de las profesionales que sí tienen reconocida la jubilación anticipada existe un mayoritario número de hombres y con un marcado carácter de riesgos físicos. Satse asegura que “la sociedad no percibe la dureza psicológica, el estrés o el agotamiento emocional que provoca el contacto permanente con el sufrimiento, el dolor, la enfermedad y, en ocasiones la muerte. Por ello, no se están adoptando las medidas de compensación que ayuden a proteger su salud, también en la última etapa de su vida laboral, apuntó”.

Para Satse posibilitar la jubilación anticipada para las Enfermeras y Enfermeros mejoraría la atención a pacientes y ciudadanos y al sistema sanitario en su conjunto, dado que estos profesionales, por la naturaleza de su trabajo y la complejidad del mismo, necesitan una pericia y habilidades específicas, así como un estado de permanente alerta y vigilancia, que se ven afectados a causa de la evolución natural de las personas.

Además, el Sindicato de Enfermería asevera que la jubilación anticipada de las enfermeras y enfermeros que así lo deseen conllevaría la contratación de nuevos profesionales, rejuveneciendo de esta manera las plantillas en los centros sanitarios.

Finaliza Satse asegurando que los múltiples riesgos que sufren las enfermeras y enfermeros de la provincia de Córdoba en su labor diaria en los centros sanitarios afecta directamente a su salud laboral y personal, y pone como ejemplo lo afirmado por la Organización Internacional del Trabajo que afirma que los profesionales con turnos de noche pierden 5 años de vida por cada 15 años de trabajo con dicho turno ¿o el estudio publicado por American Journal of Preventive Medicine que concluye con la existencia de mayor mortalidad asociada al turno de noche, de hecho, las mujeres que trabajan en turnos de noche presentan un riesgo de muerte de un 11% más. Por lo que la Administración Pública debería tomarse en serio la salud de las enfermeras y enfermeros del sistema sanitario en la provincia de Córdoba y no ignorar la salud profesional y laboral de quienes cuidan cada día a miles de personas aportando salud y bienestar, el mismo que las administraciones públicas niega a quienes lo aportan diariamente a 800.000 ciudadanos en nuestra provincia.