el gobierno establece que empiece a andar el próximo curso

Los directores de IES de Córdoba cuestionan el calendario de inicio de la nueva FP

Los empresarios abogan por una norma flexible para adaptar la oferta al territorio l Destacan el acercamiento que supone entre empresa y centros educativos

Un alumno de FP Dual en una formación de empresa.

Un alumno de FP Dual en una formación de empresa. / CÓRDOBA

Araceli R. Arjona

Araceli R. Arjona

El Consejo de Ministros ha aprobado esta semana el Real Decreto que fija el calendario para la implantación en cuatro años del nuevo sistema de Formación Profesional (FP), según el cual las comunidades deberán aplicar la nueva norma en los grados A, B y C de cara al próximo curso para seguir avanzando en los años sucesivos hasta la implantación general. La Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional se aprobó en marzo de 2022 tras casi dos años de negociación entre el Ministerio de Educación y Formación Profesional, el sector empresarial, las comunidades autónomas y agentes sociales.  

El presidente de la Asociación de directores y directoras de IES (Adian) en Córdoba, Antonio Erencia, expresó la sorpresa de los docentes ante el calendario fijado por el Gobierno para la puesta en marcha de este nuevo sistema de Formación Profesional. Según Erencia, «estamos funcionando con instrucciones, a la espera del desarrollo normativo completo de Secundaria y Bachillerato, que el próximo curso se extiende a los cursos pares, por lo que esperábamos que antes de iniciar los cambios en la FP concluyera esta fase». 

El presidente de Adian y director del IES Ategua recuerda que «solo hay tres meses para desarrollar los nuevos curriculums y las referencias a los niveles de cualificación profesional». Señala también que hubo una reunión de las comunidades y el Ministerio en la que se pidieron plazos más relajados y concluyen que «hay muy poco tiempo y a primera vista, puede ser muy precipitado iniciar la aplicación en el 2023». 

En cuanto al contenido y las novedades que incorpora la nueva ley al sistema de Formación Profesional, Antonio Erencia destaca que «propiciar la relación más estrecha entre el tejido empresarial y el sistema educativo nos parece magnífico, ya que esto hará que los chavales tengan más posibilidad de desarrollar los módulos que estudian en un entorno laboral real». También valoran muy positivamente la apuesta por la internacionalización y la conexión con la Universidad. Para los directores de los institutos públicos, «la FP es una apuesta de futuro y vemos con buenos ojos la nueva ley», por lo que confían que «venga acompañada de financiación suficiente».

En este contexto, la sede de la Confederación de Empresarios de Andalucía acogió ayer una mesa redonda en la que las organizaciones empresariales, centros de Formación Profesional (FP), empresas y expertos reflexionaron sobre la nueva Ley de FP y su incidencia en el panorama empresarial, cuyas conclusiones comparte la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO). En opinión del sector, la FP Dual supone «una palanca de transformación y una de las mejores inversiones de futuro para Andalucía y Córdoba». El tejido empresarial considera que contar con una mayor oferta formativa actualizada y sensible a las necesidades de las empresas, que hoy requieren nuevos perfiles, «puede ser un vector de competitividad y productividad muy importante» y contribuir a reducir «la brecha entre las demandas del mercado laboral actual y el desempleo juvenil».

Las organizaciones empresariales defienden, no obstante, la necesidad de contar con «un marco normativo lo suficientemente flexible que permita la adecuación de las enseñanzas de Formación Profesional a las necesidades de los entornos territoriales» y plantean que el Real Decreto que se está tramitando deje clara «la autonomía de los centros para fijar con las empresas de su ámbito de actuación la distribución horaria de la fase de formación en empresas, junto con el régimen de la misma, general o intensivo». 

También anticiparon en la mesa redonda algunos problemas que pueden surgir para encajar las relaciones entre empresa, comunidad educativa y administración como la organización de las tareas y horarios del profesorado, la formación y actualización continua o la financiación de las acciones formativas de los diferentes grados del sistema. Ante esto, proponen mantener las plantillas docentes en los centros, para poder desarrollar de manera adecuada los itinerarios personalizados y planes de formación de los alumnos y mantener la comunicación con los tutores duales de las empresas. También abogan por potenciar las estancias formativas de profesores en empresa.

La Delegación de Educación ha pospuesto su valoración de la implantación de la nueva ley de FP, a la espera de estudiar el calendario aprobado por el Ministerio.