Kiosco

Diario Córdoba

desde hace dos meses

Vecinos del barrio del Guadalquivir denuncian cortes de luz por enganches ilegales

No descartan movilizaciones si no se soluciona esta «grave» situación

Fachada del edificio Residencial Mezquita, en el barrio del Guadalquivir. A.J. GONZÁLEZ

Los vecinos del edificio Residencial Mezquita, ubicado en la calle Libertador Joaquín de Silva Javier del barrio del Guadalquivir, están «desesperados» ante los continuos cortes de luz que sufren desde el pasado 7 de junio, un problema que afecta a más de 20 familias que, en plena ola de calor, padecen constantes interrupciones del abastecimiento eléctrico a diario que se prolongan «horas y horas». Ante esta situación, según señala Isabel Aragón, de la empresa que lleva la administración de la finca, la comunidad de vecinos ha reclamado varías veces ante Endesa, sin que hasta ahora se haya dado una solución al problema, que está directamente relacionado con enganches de luz ilegales de varios domicilios de un edificio colindante.

Aragón señala que ante el primer corte de luz, que se produjo en las zonas comunes del edificio, se llamó a un electricista particular, que aseguró que la instalación estaba en perfectas condiciones. La reclamación a Endesa no se hizo esperar, ya que los apagones comenzaron a afectar a las viviendas. «Los técnicos de la empresa han acudido cada vez que se ha reclamado, desconectan los fusibles de los que están enganchados y se vuelve a tener luz, pero a las pocas horas se corta de nuevo», explica la administradora de fincas, que asegura que estos vecinos están poniendo reclamaciones prácticamente cada semana desde que comenzaron los cortes de suministros.

Denuncia

Hasta el día de hoy, la única solución que ha ofrecido Endesa es avisar a un técnico, pero «esto no acaba con el problema, que según nos explican, se debe al enganche ilegal de varias viviendas e, incluso, saben cuáles son», continúa Aragón. Los vecinos también han acudido a la Policía Nacional, que «no acepta la denuncia porque no es a nosotros a quién se nos está robando, sino a Endesa, y es la empresa la que debe denunciar la situación».

Los problemas que se derivan de esta falta de suministro eléctrico son muchos: «Se nos estropea la comida cuando se apaga el frigorífico, no funciona el ascensor y muchas personas no pueden salir a la calle, necesitamos linternas para llegar a nuestras casas y con este calor lo estamos pasando verdaderamente mal», asegura Chari Rosas, presidenta de la comunidad de vecinos, que no duda en tomar medidas más contundentes.

Tras ver lo que está sucediendo en algunos barrios sevillanos, cuyos vecinos también sufren estos cortes de suministro, Rosas señala que están pensando en llevar a cabo algún tipo de movilización para visibilizar el problema «y que se nos haga caso». «Aún no lo hemos hablado y, por otro lado, todavía hay vecinos que están de vacaciones, pero algo tendremos que hacer porque así no podemos seguir», continúa la presidenta de la comunidad.

Por su parte, Manuel Sierra, el presidente de la Asociación de Vecinos La Mirada del Sur, muestra una «gran preocupación» ante la situación que viven estas personas, a los que el colectivo «apoyará» en caso de que decidan emprender acciones. «Tememos que esto pueda afectar a más gente del barrio, ahora son ellos los que han tenido la mala suerte, pero nos puede tocar a cualquiera y no queremos que esta situación se extienda», subraya Sierra.

Endesa dice que tomará medidas

Ante este problema, Endesa ha asegurado a este periódico que está siguiendo la situación que viven estas familias y anuncia que se denunciarán los fraudes que se identifiquen, con el objetivo de que los vecinos que tengan su contrato en vigor puedan seguir teniendo suministro eléctrico sin cortes de ningún tipo. Según señalan desde la compañía eléctrica, este es un problema «complicado», ya que se ha descubierto que hay muchas personas de edificios colindantes al Residencial Mezquita «enganchados ilegalmente» al suministro de esta comunidad de vecinos. Esto provoca una sobrecarga en su línea de abastecimiento y hace que las medidas de protección corten el suministro por motivos de seguridad, ya que este aumento de carga puede llegar a producir incendios.

Desde la empresa aseguran que los técnicos de Endesa han acudido al edifico en varias ocasiones y cuando han detectado el fraude lo han cortado, tal y como también cuentan los vecinos, pero en cuanto se han ido, los que cometen el fraude vuelven a enganchar la luz y, por ende, regresan los cortes de suministro. 

Según señalan desde la compañía eléctrica, no es fácil localizar los domicilios que tiran de luz ilegalmente, «porque las instalaciones de la red eléctrica llegan hasta la puerta del edificio, y a las casas, cuando hemos ido, no nos dejan entrar». Por ahora, señalan que se va a seguir atendiendo a todos los vecinos que «nos están llamando y estamos estudiando qué acciones podemos emprender», entre ellas denunciar el fraude cuando se detecte, ya que al llegar a esas casas, enseguida se desengachan de la red. Por último, la empresa entiende que la situación es crítica, considerando las temperaturas que se sufren. 

Compartir el artículo

stats