Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

El mercado de abastos lucha por adaptarse

Se producen cierres a pesar de la rebaja en la tarifa por la ocupación | Hay 78 negocios repartidos en 156 puestos en las 7 instalaciones

29

Mercados de abastos municipales de Córdoba

Las plazas de abastos trazan su origen hasta la Edad Media como lugar de encuentro al aire libre para diversos comerciantes que suministran a los compradores todo tipo de perecederos como carnes, pescados, frutas y hortalizas. Ya en el siglo XIX las ciudades encuentran ubicaciones cubiertas, adaptadas a este tipo de actividad, dando paso a los mercados de abastos que hoy conocemos. Allí se pueden encontrar productos frescos, ultramarinos e incluso puestos de oferta no alimentaria.

Estos espacios ya no tienen el peso de antaño pero siguen contando con una demanda local basada generalmente en la cercanía con el comerciante, la frescura y calidad del producto o el precio.

Mercados de Córdoba

La ciudad de Córdoba cuenta con siete mercados de abastos. El mercado de El Naranjo, en la plaza Bellavista; el de El Marrubial, en la avenida de Jesús Rescatado; el de La Corredera, en la plaza homónima; el de la plaza de España, en Gonzalo de Ayora; el de Ciudad Jardín, en la glorieta de Cisneros; el del Sector Sur, en la plaza del Mediodía; y el de la Huerta de la Reina, en la calle Luis Ponce de León. Al potencial cliente le interesará saber que estos mercados permanecen abiertos para la venta todas las mañanas de lunes a sábado, durante todo el año, con la excepción de las fiestas laborales que se determinen por la autoridad competente.

Los mercados municipales de abastos son bienes de dominio público destinados al servicio público, de suerte que el uso privativo de sus distintas dependencias por personas concretas implica una concesión administrativa cuyo otorgamiento exige la previa licitación.

Dentro de los mercados, hay puestos disponibles. A. J. GONZÁLEZ

El Ayuntamiento de Córdoba presta este servicio a través de la Delegación de Mercados, contando con el servicio técnico de Mercacórdoba mediante una encomienda de gestión. Mercacórdoba es, además, el principal proveedor de los puestos del mercado de abastos.

La organización de estos espacios está prevista por una ordenanza reguladora y depende del Ayuntamiento. En ellos se pueden encontrar puestos de venta cuyos titulares pagan por su ocupación una tarifa mensual ligeramente superior a los 100 euros. Existen dos tipos de título habilitante, uno mediante adjudicación y otro mediante arrendamiento en precario, más flexible pero cuyo contrato puede quedar resuelto si el puesto se adjudica. Tales adjudicaciones, que cuentan con un periodo máximo de concesión de 49 años, llevan muchísimos años sin otorgarse.

Estado actual

Según datos de la Delegación de Mercados y Comercio correspondientes al primer semestre del 2022, en lo que va de año se han perdido en Ciudad Jardín dos puestos, que correspondían a un establecimiento. En La Corredera se han perdido otros dos puestos de un mismo titular. En el Sector Sur, de nuevo, hay también dos menos que ocupaba un mismo establecimiento. En total, en los mercados de abastos municipales hay ocupados 156 puestos por parte de 78 establecimientos.

Antonio Álvarez, delegado de Mercados y Comercio, así como presidente de Mercacórdoba, apunta que estos cierres se producen a pesar de una rebaja introducida en la pandemia de la tarifa aplicable a la ocupación más un beneficio fiscal para aquellos que quieran iniciar por vez primera una actividad económica dentro de los mercados. En su opinión, los esfuerzos han de centrarse en la captación de iniciativas comerciales. «Tenemos más carencia de vendedores que de clientes», afirma. Esta aseveración contrasta con la opinión de José Luis García, presidente de la Asociación de Vendedores del mercado de La Corredera, que clama por la concesión de nuevas adjudicaciones.

José Luis y su familia llevan 30 años al frente del negocio. A. J. GONZÁLEZ

En Ciudad Jardín se montó un punto limpio dentro del mercado, que ha estado teniendo un buen funcionamiento. En verano del 2021 se instaló allí un nuevo sistema de aire acondicionado, se mejoraron techos y luminaria, se realizó, asimismo, una importante obra en el mercado del Sector Sur con el acondicionamiento de un espacio abierto para un área de alimentación seca complementaria a los productos frescos del propio mercado. La licitación de este espacio se otorgaría a una gran superficie. Otros arreglos menores se vienen haciendo en todos los mercados, según explica Álvarez.

Más del 60% del producto con que se abastecen los mercados proviene de Córdoba y Andalucía

Antonio Álvarez - Delegado de Mercados

decoration

Al mismo tiempo, sigue su curso la creación de un sistema de venta online y recogida en los principales mercados. La memoria y los pliegos técnicos ya se encuentran en contratación. Esto supondría la colocación de unos armarios refrigerados en los que se depositarían los pedidos y a los que el cliente accedería con un código.

El contrapunto

La labor de las autoridades se refleja en las mejoras acometidas pero, también, en aquellas labores pendientes. Al respecto, y dada la particular situación de cada uno de los mercados, el sentir de los distintos vendedores difiere... Hay quien afirma que la administración actual ha dado un mayor impulso a los mercados municipales, pero también quien señala que todas las administraciones, independientemente de su signo político, terminan incurriendo en los mismos errores. Con todo, existe en general una cierta distancia entre la mayoría de los establecimientos y la clase política. Sí es tónica dominante la relación cercana con la gestión de Mercacórdoba y una valoración positiva de la misma.

La falta de variedad disuade a potenciales clientes. A. J. GONZÁLEZ

El propio delegado de Mercados y Comercio admite que hay proyectos pendientes de ejecutar. Por una parte, un cambio en la fisonomía del mercado de El Marrubial; por otro, y en cuanto al mercado de La Corredera, nuevas adjudicaciones y la instalación de un sistema de refrigeración y aire acondicionado. Como reflejan los propios usuarios del mercado, cuesta pensar que una ciudad como Córdoba no haya dispuesto aún de los medios para dotar a su mercado principal de aire acondicionado.

El decano

El mercado de La Corredera, inaugurado en el año 1896, es el decano de los mercados de abastos de la ciudad. El edificio que ahora ocupa, que conecta con la plaza de las Cañas, se edificó en 1586. Aquí la humedad y las altas temperaturas dificultan el desarrollo de la actividad comercial.

La falta de nuevas adjudicaciones limita la capacidad de los mercados municipales para competir

decoration

Rafael Vallés tiene un puesto de chacinas y ultramarinos y lleva 14 o 15 años cortando el jamón y despiezando pollo en el momento. Lo que él percibe es abandono por parte del Ayuntamiento y lo muestra apostando a los conos temporales que tiene en frente: «Si quieres ven el año que viene y verás los conos puestos», afirma Respecto a las adjudicaciones, es rotundo: «Ha habido demanda de puestos, gente que quería abrir y a la que se le ha dado largas».

Bajo mínimos

El mercado de abastos de la plaza de España se encuentra cerrado desde hace unos días. En otra situación los vendedores se alternarían para tomar vacaciones sin sacrificar oferta de producto y, por supuesto, sin sacrificar la apertura del mercado. En este caso, el descanso de los dos únicos establecimientos en servicio implica el cierre temporal del espacio.

Fachada del mercado municipal de Ciudad Jardín. A. J. GONZÁLEZ

Situación similar se da en el mercado de El Naranjo, con un único puesto, pero allí se ha encontrado una solución: no irse nunca de vacaciones.

Desde El Naranjo no se escucha el ruido por las nuevas adjudicaciones. Es más, si algún despistado viene preguntando, se le disuade de emprender un proyecto en vano, según señalan desde allí.

Las instalaciones del mercado de El Naranjo, que están entre las mejores de la red de mercados municipales, cuentan con solo un puesto abierto al público. Hace algunos años contaban con tres más. Curiosamente, dos de los vendedores que abandonaron el mercado ocupan en la actualidad locales que se encuentran a metros del mismo.

Elvira regenta ahora la pescadería La Isla. Más de diez años pasó en el mercado de abastos y si lo abandonó fue principalmente, asegura, por la visibilidad y la clientela. Esto se explica en que si uno se sitúa en cualquier punto de la plaza Bellavista, donde de hecho se encuentra el mercado, lo más natural es que este no se divise. «Plaza Bellavista, s/n». Si alguno tiene el acierto de dirigir la vista hacia el mercado, lo que verá será un naranjo justo tapando el letrero.

Rafael Jiménez, titular durante 28 años del ahora único puesto que queda dentro, ya ha llamado varias veces «a ver si lo pueden recortar un poquito» y recuerda que ya uno, una vez, trató de cargarse el naranjo y «yo no sé qué le pinchó», que el árbol, lo que hizo, fue ponerse más grande.

La clientela envejece

La clientela envejece, la fija, la de siempre. La de Elvira y la de Rafa. La inflación no ayuda. Elvira sale de la lonja sin saber a qué precio poner el pescado porque, con este margen, si lo baja, «vengo entonces a la pescadería a pasearme». Rafael reconoce, en muchos casos, sentir apuro por el precio que adquiere el producto. Al que compra en gran superficie, lo entiende.

Compartir el artículo

stats