Diario CÓRDOBA renueva este jueves su compromiso con el patrimonio histórico y cultural de Córdoba con la distribución, gratis con cada ejemplar del periódico, de la Guía del Camino Mozárabe en Córdoba, primera publicación de este género que, además de una exhaustiva y sistemática información útil para el caminante y el ciclista, se centra en la ciudad y la provincia de Córdoba, sin olvidar su encaje dentro de propio Camino Mozárabe y en la red de itinerarios jacobeos nacionales e internacionales. Una obra que llega justo en un momento de pujanza del fenómeno de la peregrinación como nunca se ha visto.

Etapa a etapa

La Guía del Camino Mozárabe en Córdoba, a lo largo de sus 72 páginas y en un formato muy manejable para el usuario, se centra en las etapas en la provincia del ramal de este histórico itinerario desde Málaga, dedicando una especial atención las localidades de cada fin de jornada: Encina Reales, Lucena, Cabra, Doña Mencía y Baena.

Precisamente, Baena recibe una especial atención por su condición de encuentro de caminos entre el ramal de Málaga y los de Andalucía Oriental (Almería-Granada) y Jaén, estos dos últimos confluyendo a pocos kilómetros de la provincia, en Alcaudete. Las siguientes etapas desde el Sur hasta Córdoba tienen como parada en Castro del Río y, si se opta por una variante, Espejo y Santa Cruz.

Desde la ciudad califal, cuya enorme comunidad cristiana dio nombre este Camino, del que se presume que fue el primero en llevar peregrinos de forma generalizada a Compostela, La Guía del Camino Mozárabe en Córdoba sigue el itinerario oficialmente reconocido por la Xunta y la UE saliendo de la provincia por Cerro Muriano, Villaharta, Alcaracejos e Hinojosa del Duque, todo ello para seguir la aventura como otros caminos históricos extremeños, la Vía de la Plata y el Camino Sanabrés hasta Santiago.

Cada etapa, a doble página, con un ágil diseño de Miguel Ángel Castro en donde las fotografías tienen un especial protagonismo, cuenta con una ficha sistemática con información de alojamientos concertados, atención al peregrino, dónde comer, teléfonos útiles, etcétera, además de un gráfico del itinerario y perfil de la etapa por Ramón Azañón, y un texto del periodista Juan M. Niza (Premio Vía de la Plata de Periodismo 1993) que junto a indicaciones prácticas aporta pinceladas divulgativas, evitando sentar cátedra y buscando despertar la curiosidad del peregrino e invitarle a redescubrir con sus propios ojos el Camino.

La Guía del Camino Mozárabe en Córdoba ha contado con el apoyo de la Diputación de Córdoba, el Ayuntamiento de la capital y el Cabildo Catedral, instituciones fuertemente implicadas en impulsar el Camino Mozárabe por su potencial y condición de Patrimonio Inmaterial y la multitud de valores que implica: históricos, religiosos, culturales, artísticos, espirituales, de ocio, identitarios, humanos... y hasta y turísticos.

Al respecto, la obra también dedica un capítulo al impacto del Camino Mozárabe desde el punto de vista económico, otro apartado para la historia del Camino Mozárabe y un reportaje final a la trayectoria de la Asociación de Amigos del Camino de Córdoba-Camino Mozárabe, de la Casa de Galicia, su trabajo y el servicio de asesoramiento al peregrino que realiza, así como consejos prácticos para el peregrino, desde la planificación del viaje hasta la realización del mismo.