Kiosco

Diario Córdoba

CORDOBESES DEL AÑO Antonio Pulido Presidente de la Fundación Cajasol

«Los bancos tienen que mejorar el servicio a la ciudadanía»

«Veo muchas perspectivas y muy positivas para Córdoba en estos momentos», afirma

Antonio Pulido, ante la puerta de la sede de la Fundación Cajasol en Córdoba. A.J. GONZÁLEZ

Antonio Pulido (Castro del Río, 1965) preside la Fundación Cajasol desde el 2009 y, junto a otras responsabilidades, también está al frente del Instituto de Estudios Cajasol y de las Asociaciones y Fundaciones Andaluzas (AFA). En su trayectoria profesional sobresale su trabajo en el sector financiero. Entre otros hitos, como presidente de Cajasol dirigió la primera fusión interregional en España por absorción de Caja de Guadalajara. En el 2010 accedió a la presidencia de Banca Cívica, que condujo hasta la fusión con La Caixa.

Dirige la Fundación Cajasol desde hace 13 años, ¿en qué momento se encuentra la entidad?

En un momento extraordinario, ha cogido una velocidad de crucero importante, se ha definido muy bien cuáles son sus objetivos y está expandida por toda Andalucía y también tiene algunas cosas importantes en Madrid. Está en un momento de madurez.

¿Qué logros se han alcanzado desde el 2009?

Nos hemos ido especializando en las líneas estratégicas de la fundación. Estamos muy, muy volcados con la acción cultural, también con la acción social, pero al mismo tiempo no olvidamos todo lo que tiene que ver, y eso son nuevas incorporaciones, con la formación, tenemos nuestra propia escuela de negocios, y todo lo relacionado con el emprendimiento. Sin olvidar deporte, ciencia, etcétera.

Como economista, ¿diría que volvemos a encontrarnos en una crisis?

Técnicamente, no nos encontramos en una crisis económica, porque una crisis económica son varios trimestres seguidos de crecimiento negativo. Lo que sí es verdad es que nos encontramos en una situación complicada. Vamos con un crecimiento más lento de lo esperado y, sin duda, la nueva situación, derivada también de la guerra, nos está trayendo una situación bastante complicada. Una situación inflacionista como la que estamos viviendo en estos momentos provoca que, cuanto menos, haya desajustes económicos importantes.

¿Cómo ve la situación en el caso de Córdoba, teniendo en cuenta las nuevas posibilidades que se le plantean con proyectos como la base del Ejército de Tierra?

Siempre es importante tener palancas de tirón para la actividad económica, la base logística la veo como una palanca muy importante para Córdoba. Pero Córdoba no se tiene que centrar solo en la base logística. Yo le veo un potencial enorme a Córdoba y a su provincia para desarrollar muchísimas actividades. Recomiendo que la base logística sea una palanca para..., pero que no se enfoque solo en torno a la base logística. Pero, por supuesto, veo muchas perspectivas y muy positivas en estos momentos para Córdoba.

¿Cuáles pueden ser los sectores de crecimiento de la economía cordobesa?

Tenemos un sector turístico que cada vez va a más, un turismo, además, que no es nada estacional. Una industria agroalimentaria muy potente y un desarrollo industrial quizá menor pero también importante en toda la provincia.

Ya no quedan cajas de ahorros, ¿qué ha perdido la población al desaparecer estas entidades?

Lamento muchísimo la desaparición de las cajas de ahorros, porque eran unas entidades muy cercanas, que sabían muy bien cuáles eran los problemas principales de la actividad económica y de la actividad industrial. Se ha perdido, principalmente, conocimiento y cercanía. Y desarrollaban una obra social y cultural extraordinaria, que ahora podemos desarrollar algunas fundaciones que hemos quedado.

En los últimos tiempos se escuchan quejas de los mayores, que tienen más difícil el acceso a algunos servicios porque ya no son presenciales. ¿Las entidades financieras tienen una deuda pendiente con este colectivo?

Por supuesto. Las entidades financieras tienen que plantearse en estos momentos una mejora del servicio, que se ha devaluado en los últimos años. Hay que mejorar el servicio a la ciudadanía y, en particular, a los más mayores. Tenemos que cubrir de alguna forma la brecha tecnológica.

En los últimos años se han producido reducciones del número de oficinas y de empleados en el sector financiero, ¿volverá a crecer?

No, no va a crecer. Se está buscando el tamaño óptimo, que, por otra parte, lo comprendo. Las entidades financieras tienen que ser rentables y tienen que dimensionar su estructura. Quizá estábamos sobredimensionados tanto en oficinas como en personal.

¿Hay que garantizar el acceso a los servicios financieros presenciales en los pueblos?

Sí, por supuesto, esa es una de las cosas que hacían muy bien las cajas de ahorros. Tenemos la obligación de estar en esas poblaciones y creo que se van a cubrir, de otra forma, pero se van a cubrir las necesidades de los pueblos más pequeños.

Compartir el artículo

stats