Una concentración, convocada por el Consejo del Movimiento Ciudadano y la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara, ha exigido este lunes al Ayuntamiento de Córdoba, al grito de "no se cierran", la recuperación de personal y servicios en los centros cívicos, así como la activación de la construcción de los espacios que siguen pendientes. El objetivo, como han explicado, es poner en marcha un "plan de urgencia" para su sostenimiento.

La protesta, frente al Consistorio -donde se desarrollaba la Junta de Gobierno Local-, ha denunciado una situación "desalentadora y preocupante". En el manifiesto leído, los asistentes han puesto el foco en una supuesta desaparición de oficinas de atención al ciudadano, en bibliotecas "a tiempo parcial o directamente cerradas" y la pérdida de personal en la última década.

Concentración por la recuperación de personal y servicios en centros cívicos Francisco González

En concreto, los colectivos han asegurado que los técnicos de participación ciudadana "han pasado de uno o dos por distrito a uno cada dos o tres distritos", que las promotoras de igualdad" casi han desaparecido, que la policía de barrio "es solo un recuerdo" y que los equipos de asuntos sociales son "escasos en número" y "no cuentan con el respaldo suficiente". También apuntan a que las direcciones de los centros "se cubren de forma lenta e insuficiente". Por lo cual, han señalado la necesidad de ampliar el número de trabajadores y reforzar la atención.

Sobre las infraestructuras, tanto el CMC como la Federación Al-Zahara han denunciado que la rehabilitación del Centro Cívico Higuerón, la construcción del Noroeste o la ampliación de espacio de Poniente "se retrasan de forma inexplicable. Además, han señalado que las Juntas Municipales de Distrito "languidecen en su función de órgano gestor" y que "la falta de ordenanzas pone en peligro la apertura de estos centros".

Decenas de personas en la protesta por la situación de los centros cívicos ante las puertas del Consistorio. FRANCISCO GONZÁLEZ

Esta ha supuesto la primera de tres acciones por los centros cívicos. La segunda coincidirá con el Pleno Municipal del 10 de junio y la última consistirá en un encierro en alguno de uno de los espacios, que se complementará con una posterior marcha hasta el Ayuntamiento. Como indican desde ambos colectivos, también se han dirigido quejas al Gobierno local.