El número de licencias concedidas por la Gerencia de Urbanismo durante el año de la pandemia provocada por el coronavirus se han reducido un 17%. Según un balance realizado por el organismo municipal con datos relativos a los tres últimos años, durante el 2020, ejercicio en el que hubo una paralización con motivo del estado de alarma y de la implantación de la administración electrónica, otorgó 766 permisos de todo tipo para proyectos valorados en 145,7 millones de euros, cuando, en el 2019, la cifra total ascendió a 934 y el valor de las iniciativas fue superior, de 188,9 millones.

El 68% de las licencias concedidas durante el 2020, 523, fueron para obras, que se llevaron la mayor parte del presupuesto, 109 millones. El resto de los permisos fueron de utilización (un 15%, 117), de actividad y obra (14%, 113), de actividad (0,39%, 3), y declaraciones responsables de actividad y obra (1,2%, 10). De un año a otro, los permisos que más han aumentado son las declaraciones responsables (+66) y los de actividad (+50), aunque hay que tener en cuenta que la cuantía es muy pequeña (se pasa de 6 a 10 y de 2 a 3, respectivamente), por lo que el porcentaje se eleva. Licencias de actividad y obra hubo un 31% más en el 2020 que en el 2019 (de 86 a 113), pero descendieron las de obra (-16%, de 627 a 523) y las de utilización (-45%, de 213 a 117).

Obras del hotel de cuatro estrellas de la avenida de América. MANUEL MURILLO

Si se comparan los semestres de cada uno de los tres últimos años se percibe cómo el primero del 2019, en el que gobernaban PSOE e IU, es el periodo en el que Urbanismo concedió más licencias, 474. Sin embargo, por cuantía económica de los proyectos impulsados, el segundo semestre de ese año, en el que ya estaban PP y Cs al frente del gobierno local, es el que presenta las cifras más elevadas, con iniciativas por valor de 132,8 millones.

El PP, al llegar al gobierno local, anunció un plan de choque para agilizar las licencias, que había sido uno de los caballos de batalla de Urbanismo durante la etapa de PSOE e IU, que se había topado con las críticas de distintos colegios por la tardanza en la concesión. La filosofía del PP fue dar prioridad a proyectos que pudieran suponer inversión para la ciudad. Sin embargo, esa cantidad bajó considerablemente durante el primer semestre de la pandemia, cuando se pasó de los 460 permisos de finales del 2019 por valor de 132,8 millones a los 419 por 68,9 millones, un 48% menos. Después de eso se ha producido una recuperación en cuanto a cuantía económica (de 68,9 millones se pasa a 76,8 en el segundo semestre del 2020) pero no en número de permisos, que bajan de 419 a 347.

Licencias concedidas por Urbanismo en los últimos tres años

En todo el 2018, durante la etapa de PSOE e IU, el número de permisos no superó el tope de los 400, que sí se sobrepasó durante el primer trimestre del 2019, cuando se rozaron los 500. Durante el mandato del PP se ha superado esa barrera de los 400 en todos los semestres excepto en el segundo del 2020, en el que hubo 347 y que fue el más azotado por la pandemia. En la totalidad del 2019 se habían concedido casi un 21% más permisos que un año antes

Urbanismo ha realizado una comparativa entre los expedientes prioritarios informados del 2018 al 2020 diferenciando entre los que entraban y los que salían por tener autorización concedida. El balance realizado por Urbanismo es que en el primer semestre del 2018, en el segundo de ese año y en el primero del 2019, con IU al frente del organismo municipal, entraban más que salían, es decir, se pedían más que se concedían, con diferencias de 22, 152 y 162, respectivamente. En cambio, con el PP, y según ese balance, salían más que entraban con divergencias con un saldo positivo de 293, 326 y 78, respectivamente.

Los permisos del 2020

Entre las licencias concedidas por Urbanismo el año pasado, además de las de los bloques de viviendas, entre ellas, de barrios nuevos como San Rafael de la Albaida o Chinales, se encuentran las de proyectos privados como los hoteles de cuatro estrellas de la avenida de América, de Noreña, ambos en obras, y del bulevar de Hernán Ruiz; la residencia de mayores de Noreña; y el Instituto de Neurociencias del hospital de la Cruz Roja, inaugurado ya. Urbanismo también otorgó permiso a proyectos públicos como la UCI pediátrica del hospital Reina Sofía o el tramo de cinturón verde de la Sierra recién acondicionado entre la carretera de Trassierra y la Cuesta del Reventón.