Kiosco

Diario Córdoba

LA BATALLA JUDICIAL

Guardiola, el traspaso más caro de la historia del Córdoba CF

Los recursos al informe concursal culpable de Estepa explican operaciones «ruinosas» para el club de El Arcángel | La entidad blanquiverde pagó 2,5 millones de euros para lograr vender a Sergi Guardiola al Valladolid, una operación en la que solo ingresó 483.000 euros por el delantero

Aguado y Guardiola celebran la salvación del Córdoba CF en Segunda en 2018. EFE

El pasado mayo se conocía que el que fuera administrador concursal del Córdoba CF, Francisco Estepa, solicitaba un total de 5,3 millones de euros de indemnización y 15 años de inhabilitación para el presidente del consejo de administración de la entidad blanquiverde, Jesús León. Era el montoreño, como presidente, el que acumulaba mayor responsabilidad y, por consiguiente, concentraba el mayor castigo. Pero también otros consejeros tenían responsabilidad a ojos de Estepa. El actual director general del Granada, Alfredo García Amado; el exjugador y presidente de los veteranos del Córdoba CF, Manuel Garrido; la abogada Magdalena Entrenas; el actual dirigente del Badajoz Luis Oliver y el que fue hombre fuerte de León, Fran López Valero, eran consejeros corresponsables -en menor medida- de la descomposición económica del Córdoba CF en los dos años anteriores a su intevención judicial, en noviembre del 2019.

A partir de la calificación, los equipos jurídicos de unos y otros se pusieron manos a la obra para presentar sus recursos, a los que ha tenido acceso este periódico, y en los que se oponen a la calificación o, en su caso, piden que se atiendan sus justificaciones y explicaciones en la gestión del club para evitar la sanción o, en su caso, se reduzca.

Los recursos de los implicados

El Córdoba CF SAD, ahora en manos de Carlos González, presentó contestación a la calificación el pasado 30 de junio, alegando que nada tenía que objetar, pero por desconocimiento, ya que entiende que «ninguno de los actuales miembros del consejo de administración ni de los que componían el mismo con anterioridad a la entrada como accionista mayoritario de Aglomerados Córdoba SL resulta afectado por la calificación del concurso conforme a lo solicitado por el administrador concursal y el Ministerio Fiscal». Aglomerados Córdoba era la empresa de Jesús León que compró el paquete mayoritario de acciones de la entidad blanquiverde a González, por lo que el Córdoba CF actual se desentiende de dicha calificación al no verse afectado el tinerfeño ni sus consejeros de antes de la llegada de León ni los actuales.

Por su parte, Manuel Garrido alega en su recurso del pasado 19 de julio que nada tuvo que ver con la gestión del club y que a los consejos a los que asistió, todos a los que fue convocado, nada se trató en materia económica. El exjugador alega en su escrito que su labor se cincunscribía al «acompañamiento a la plantilla y cuerpo técnico a los desplazamientos fuera de la ciudad de Córdoba; la asistencia a los entrenamientos del primer y segundo equipo tanto en el estadio El Arcángel, como en la ciudad deportiva; al contacto directo con los futbolistas y cuerpo técnico, efectuando de enlace entre la directiva y estos, y a funciones correspondientes a la condición de presidente de la asociación de veteranos» del club blanquiverde.

Los más llamativos

Quizás dos de los recursos que más llaman la atención son los del que fuera presidente, Jesús León, y el que fuera su director general del Córdoba CF, actualmente en el Granada, Alfredo García Amado. No solo por los argumentos en general, sino por una operación más que singular: los traspasos de Sergi Guardiola y Álvaro Aguado al Real Valladolid, calificados por Estepa como «ruinosos» para el Córdoba CF. Dado que la argumentación de ambos coincide prácticamente, se recoge en estas líneas la de García Amado.

Jesús León, en su etapa como presidente del Córdoba CF. AJ GONZALEZ

El Córdoba CF traspasó a Sergi Guardiola al Valladolid por tres millones de euros, mientras que el coste de transferencia de Álvaro Aguado fue de dos millones de euros. Ambos precios estuvieron muy en el mercado, dada la promesa que era el centrocampista jiennense y que el contrato del delantero expiraba unos meses después. Por lo tanto, la tajada que sacaba la entidad blanquiverde no era pequeña. Sin embargo, el Córdoba CF no llegó a ingresar ni la mitad del monto total de las operaciones. El mismo recurso de García Amado incluye una tabla en la que desglosa, primero, lo que hubo de pagar el club por ambas operaciones: 1,5 millones de euros para romper la cesión al Getafe del delantero; 250.000 euros a la agencia de representación Mesas Sport, agencia de la que es socio, precisamente, García Amado; 466.666 euros para el agente de Guardiola, Joaquín Vigueras (es decir, más de un 15% del traspaso), y 300.000 euros a Eisenar, empresa que realizó en su momento un préstamo a León para afrontar pagos perentorios en el Córdoba CF.

Es decir, que de cinco millones que debió ingresar el Córdoba CF por los traspasos de ambos jugadores, finalmente no ingresó ni la mitad, ya que tuvo que abonar un total de 2.516.666 euros para romper la cesión de Guardiola al Getafe y en comisiones a agentes y pagos pendientes. Por lo tanto, el Córdoba CF obtuvo, realmente, 2.483.334 euros. En definitiva, los dos millones por Aguado, mientras que por Guardiola apenas logró 483.334 euros netos. En su escrito, García Amado resalta que «amerita destacar que la concursada», es decir, el Córdoba CF, «logró los 2.483.334 euros de beneficios fruto de la doble operación con el Real Valladolid de 24 de enero del 2019, la cual estuvo dirigida y coordinada por don José Mesas», socio de García Amado, precisamente, en Mesas Sport, la agencia de representación que logró 250.000 euros de comisión en los traspasos de ambos futbolistas. ¿Por qué ingresó dicha comisión? El propio escrito de recurso lo explica. «Este pago emana del ‘Contrato de prestación de servicios de scouting y asesoramiento deportivo’ firmado el 8 de enero del 2019 entre el Córdoba CF SAD y la empresa especializada en gestión deportiva Mesas Sport». En dicho contrato, firmado por el club, del que García Amado era director general, y la agencia de representación de la que el mismo director general era socio, se articula «la prestación de servicios reales, eficaces, efectivos y beneficiosos para la concursada por parte de esta empresa. Ello sobre todo por la carencia de estructuras internas de búsqueda y captación de talento (scouting), así como de la necesidad de colaboración estratégica en el ámbito de la dirección deportiva y la negociación con clubes». 

Guardiola, en un partido con el Valladolid ante el Athletic de Bilbao. Miguel Toña

Hay que recordar que, en aquellos tiempos, el Córdoba CF tenía director deportivo, Rafael Berges, que contaba con varios empleados (algunos externos) en el área deportiva, también scouting, del club. A cambio de desempeñar esos trabajos para los que había trabajadores en el propio Córdoba CF, la agencia de la que García Amado era socio se embolsaba «un porcentual del cinco por ciento (5%) sobre el total de las ventas de los jugadores. Es decir, no vinculada a la operación concreta de Sergi Guardiola sino a las ventas en general». De ahí que de los cinco millones del traspaso de Guardiola y Aguado, Mesas Sport se embolsara 250.000 euros.

Pese a ello, en el escrito presentado por García Amado se defiende la operación. «El ratio coste-beneficio obtenido gracias a la intervención de Mesas Sport SL con las operaciones descritas en la ventana de fichajes en la que pudieron prestar sus servicios es sobresaliente. No cabe con un mínimo de lógica cuestionar estos servicios, y su imputación como pago negligente o culpable solo puede hacerse de forma infundada y sin desarrollo alguno, como es el caso», se afirma con rotundidad.

Una operación en la que el Córdoba CF tuvo que pagar 2,5 millones de euros para traspasar a un futbolista, casi la mitad de la cantidad, un millón de euros, solo en comisiones. Probablemente, el de Sergi Guardiola haya sido el traspaso más caro en la historia del Córdoba CF. Dos millones y medio de euros no para fichar al futbolista, sino para que este saliera del club.

Compartir el artículo

stats