ACTO DE PRESENTACIÓN EN PALMA DEL RÍO

El grupo operativo citrícola del Valle del Guadalquivir pondrá en marcha un observatorio digital del sector

Los técnicos elaboran una base de datos de todos los ámbitos reseñables de la actividad

Se pretende que sirva para la transferencia de los conocimientos a los agricultores

Asistente a la presentación del Grupo Operativo Citrícola Sostenible del Valle del Guadalquivir.

Asistente a la presentación del Grupo Operativo Citrícola Sostenible del Valle del Guadalquivir. / E. MANZANO

El Grupo Operativo Citricultura Sostenible en el Valle del Guadalquivir, iniciativa aprobada a finales de 2022 y en el que participa el GDR Medio Guadalquivir, las asociaciones Palmanaranja y Palmaecológica, el apoyo del Ifapa y la coordinación del Ayuntamiento de Palma del Río, tiene la intención de poner en marcha un gran observatorio digital del sector, para lo que en primer lugar pretende elaborar una gran base de datos.

Para conocer a detalle la producción y la realidad de la actividad citrícola, se está trabajando en tres campos de ensayo situados en una finca de Peñaflor (La Laguna) y en parcelas en el término municipal de Palma, en pagos de huerta tradicional de La Graja y El Mohíno.

En estos trabajos se están estudiando cultivos por sistema convencional y ecológico y con variedades tanto tempranas como tardías y midiendo parámetros como humedad del suelo, el riego, los tratamientos fitosanitarios y las plagas como la del piojo rojo o la mosca de la fruta. También se han establecido paneles informativos comparando precios históricos y actuales para conocer el mercado. También existe una línea de trabajo dedicada al crecimiento, a la evolución de la fruta con cámaras en campo.

Una vez logrado el objetivo del observatorio digital, los técnicos responsables de la iniciativa apuntan que será una plataforma de fácil acceso para el usuario, ya que la filosofía del proyecto es la transferencia del conocimiento al citricultor del Medio Guadalquivir, de 27 municipios tanto de la provincia de Córdoba como de la de Sevilla.

En la presentación de esta iniciativa, que se ha desarrollado este martes en Palma del Río, la alcaldesa de la ciudad, Matilde Esteo, ha afirmado que “el fin es transferir el conocimiento al sector para tomar decisiones encaminadas al menor impacto ambiental y una productividad más competitiva”.

Desde la asociación profesional citrícola Palmanaranja, su presidente, Antonio Carmona, subraya que se persigue una citricultura sostenible capaz de mantenerse en el tiempo, sustentándolo sobre tres principios, "el medioambiental, el social y el económico”. Carmona no olvida que “hay que ser más eficientes en tiempos de sequía, sacar la cosecha adelante con menos agua y que sea de mayor calidad”.

En este punto, la técnica de Palmaecológica, María Reyes, ha explicado que los campos de ensayo, de una hectárea, disponen de sensores de humedad para ver hasta qué profundidad es más eficiente el riego, conocer también a qué hora es más adecuado regar, al igual que es importante saber la temperatura del suelo. La plataforma cuenta con un Sistema de Información Geográfica donde aparecen el suelo citrícola, recogiendo tanto la superficie como las variedades y la edad de los árboles. El plan cuenta también con estaciones climatológicas. Otras actuaciones que incluye esta estrategia de trabajo son los ensayos sobre métodos de ahorro de agua, el manejo de diversos tipos de cubiertas vegetales y el control biológico de plagas.

El delegado territorial de Agricultura, Francisco Acosta, afirma que “tenemos que tener datos para tomar decisiones en tiempo real” y subraya que la agricultura en la provincia de Córdoba está comprometida con la sostenibilidad, pues la superficie ecológica, que es referente a nivel nacional y europea, en cuanto a la citricultura, ocupa 1.000 hectáreas y 4.000 en producción sostenible.