Kiosco

Diario Córdoba

ANÁLISIS

Los grandes cambios en el mapa de cultivos de Córdoba

Los agricultores cordobeses evolucionan hacia los cultivos más rentables en las últimas décadas | Suben leñosos como olivar y almendro y descienden los herbáceos

El almendro continúa incrementando su superficie en Córdoba. A.J. González

El gran protagonismo de la agricultura en la provincia de Córdoba se refleja en la importancia de la producción final agraria (1.768 millones en 2021), pero también en el volumen de exportaciones, el empleo agrario o en el peso que tiene la tierra de cultivo respecto a la superficie de la provincia. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha publicado recientemente la actualización de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esyrce) correspondiente al año 2021. Esta encuesta ministerial vuelve a ratificar esa importancia, la constante evolución del mapa de cultivos y los rápidos cambios registrados en las últimas décadas. En la actualidad, casi la mitad de la superficie de la provincia de Córdoba está ocupada por tierras de cultivo (657.990 hectáreas, 47,78% del total), situándose como la octava provincia española (segunda en Andalucía tras Sevilla) con más espacio destinado a la agricultura. Las tierras de cultivo superan con claridad a los prados y pastizales permanentes (404.518 hectáreas y el 29,37% del espacio provincial), superficie forestal arbolada (224.305 y el 16,28%) y otras superficies como infraestructuras o viviendas (90.247 y el 6,5%).

Solo en los últimos cinco años ya son perceptibles las modificaciones que están habiendo en el mapa de cultivos, reafirmando la tendencia de las últimas décadas. Los cultivos leñosos siguen ganando espacio en la provincia al ocupar, según este estudio, 407.755 hectáreas, 31.979 más que en el año 2016. Por el contrario, las tierras de labor (herbáceos y barbecho) acentúa su pérdida de importancia ante la gran reducción de rentabilidad derivada de las oscilaciones en los mercados y la influencia de la Política Agraria Común (PAC). En 2021 había 248.969 hectáreas, 41.186 menos que en el 2016, de las que 190.363 correspondían a cultivos herbáceos y 58.607 a barbecho. 

Jaén tiene el 49,4% su superficie en riego, Sevilla llega al 34,2% y Córdoba se queda con solo el 20%

decoration

Por el contrario, la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos no refleja modificaciones sustanciales en los sistemas de producción, ya que mantiene el déficit del regadío en Córdoba respecto a otras provincias andaluzas, pese a que es la que almacena más agua de la cuenca del Guadalquivir. Córdoba es la cuarta provincia andaluza en superficie de regadío, con 131.099 (19,9% de las tierras de cultivo), lejos de las 321.782 hectáreas de Jaén, que tiene en riego casi la mitad de la superficie cultivada (49,4%). En segundo lugar se encuentra Sevilla, con 275.050 hectáreas y el 34,19% de las tierras de cultivo, mientras que Granada ocupa la cuarta posición, con 149.518 hectáreas en regadío (27,8% del total cultivado). Con menor superficie de regadío que Córdoba se encuentran Málaga (75.056), Cádiz (42.389), Almería (36.751) y Huelva (35.665). De las 131.099 hectáreas en regadío que tiene la provincia de Córdoba, la mayor parte corresponde a cultivos leñosos (108.453, fundamentalmente el olivar con 85.426), superando las 21.807 de las tierras de labor y las 838 hectáreas de los huertos familiares. 

Cultivos más extendidos

La expansión del olivar no se detiene. Si en 2016 había 354.730 hectáreas, en el 2021 ocupaba ya 374.633 hectáreas, casi veinte mil más en solo cinco años. El segundo cultivo en importancia, pese a su progresivo descenso, es el trigo duro (39.575 hectáreas) y el trigo blando (24.666). Así, ahora se contabilizan 64.241 hectáreas de trigos y hace cinco años se contabilizaban 87.316. Sigue después el girasol, con 27.192 hectáreas (en 2016 se estimó una superficie de 44.453 hectáreas). A continuación se encuentran la avena (21.343) y la cebada (16.192).

Entre los frutales sobresale el crecimiento del almendro en la provincia de Córdoba, que ha pasado en cinco años de 3.892 hectáreas a 14.752 hectáreas, superando a los cítricos, que pese a crecer en superficie lo ha hecho de manera más atenuada. Así. los frutales cítricos se extienden sobre 11.593 hectáreas (10.192 en 2016), de las que 10.944 corresponden al naranjo, 459 al mandarino, 187 al pomelo y 3 al limonero. La importancia histórica del viñedo se mantiene en su industria bodeguera, aunque no ha podido frenar la progresiva tendencia de arranque de vid en la provincia. Pese a la reducción de la superficie, la disminución es menor que en décadas anteriores. El Ministerio refleja que en Córdoba hay 5.308 hectáreas, frente a las 5.720 que había en 2016.

Compartir el artículo

stats