La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) la Orden que regula la práctica de la cetrería y el acceso a esta modalidad de caza. Entre otros aspectos, actualiza los requisitos y lugares establecidos para el adiestramiento y entrenamiento de las aves implicadas en la práctica de la cetrería en Andalucía, que necesitan volar y mantenerse en forma durante todo el año. En este sentido, se permiten los vuelos en terrenos no cinegéticos siempre que se cuente con autorización expresa del propietario.

Otra de las novedades de la orden se refiere al adiestramiento conocido como placeo y que busca la socialización del ave con el entorno humano. A partir de ahora, podrá realizarse en cualquier lugar público o privado siempre que el ave esté sujeta, en todo momento, por el cetrero.

Por otro lado, la nueva norma elaborada por la Consejería de Desarrollo Sostenible también avanza en la simplificación de los trámites de acceso a la práctica de la cetrería al eliminar el examen práctico y la obligatoriedad de superar un período de aprendizaje de un año. Esto permitirá además que los cetreros de otras regiones o países puedan practicar esta actividad en Andalucía, sujetos a obtener de forma previa, sin trabas administrativas, las correspondientes licencias o permisos temporales.

Especies autorizadas e identificación

Los avances de las técnicas de cría en cautividad han supuesto un importante aumento de las aves que pueden autorizarse para el desarrollo de la cetrería. Ante esta situación, la nueva orden incorpora al listado de aves permitidas al águila real, a determinados búhos de gran tamaño y a todas las especies alóctonas con tamaño suficiente para capturar las especies cinegéticas presentes en Andalucía.

Por otro lado, la nueva norma andaluza establece la creación de la Subsección de Aves de Cetrería en el marco de la Sección de Aprovechamientos Cinegéticos del Registro Andaluz de Aprovechamientos de Flora y Fauna Silvestre. Por tanto, se incluirán en este listado los datos básicos de identificación, tanto del ave como del propietario para asegurar así su trazabilidad desde el nacimiento.

Sistema de localización y ámbito de aplicación de la orden.

Tanto para la práctica de la cetrería como para su adiestramiento y entrenamiento, es preciso que las aves estén equipadas con un sistema de localización cuando realicen vuelos libres. El objetivo es minimizar los extravíos, por lo que los cetreros son los más interesados en este aspecto de la normativa.

La orden publicada en el BOJA regula la práctica de la cetrería en Andalucía, pero no es de aplicación en el caso de exposiciones, exhibiciones, ferias o muestras relativas a estas aves ni a la mera tenencia de un ave de presa si su dueño no tiene intención de utilizar el ejemplar para la caza. Tampoco contempla la cría en cautividad de ejemplares de aves de presa autóctonos o alóctonos, que son objeto de otras normas.

Más de 3.700 cetreros en Andalucía

Actualmente, los cetreros registrados en Andalucía superan los 3.700. Todas las provincias cuentan con asociaciones que, junto a la sección de cetrería de la Federación Andaluza de Caza, pueden ayudar, asesorar e introducir al exigente mundo de la cetrería a las personas interesadas.

La consejera de Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha apuntado que la cetrería se está mostrando como "una de las herramientas más eficaces en la gestión de sobrepoblaciones de roedores y conejos" y también "ha probado su eficacia para gestionar riesgos sanitarios, molestias y desperfectos causados por palomas, gaviotas y otras especies en terrenos urbanos a través de la caza o simplemente ahuyentando a estas aves". Esta medida, dirigida a evitar la presencia de aves en un área determinada, se viene empleando en los aeropuertos desde mediados del siglo pasado.

Asimismo, las técnicas empleadas en cetrería también se utilizan en la cría en cautividad de especies en peligro de extinción y en los programas de reintroducción de aves como el quebrantahuesos o el águila imperial. Por otro lado, también son de utilidad para la rehabilitación y devolución al medio natural de aves de presa que han pasado por los Centros de Recuperación de Especies Silvestres de la Junta de Andalucía.