+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cubos de agua contra una tormenta de fuego

Los gallegos denuncian que el abandono de los bosques y los intereses empresariales están detrás de los incendios. Más de 150 focos y 4 muertos desbordan a los bomberos y convierten en héroes a los vecinos que defienden su casa

 

GUILLEM SÀNCHEZ
16/10/2017

En la ola de incendios que abrasa Galicia han perdido la vida cuatro personas. Las condiciones de sequedad, calor y viento, conjugadas con el mal estado de bosques atestados de eucaliptos -de fácil y enérgica combustión-, pueden explicar la virulencia de las llamas pero no justifican que más de 150 focos hayan prendido casi al unísono en puntos geográficos muy alejados. La tragedia que viven esta comunidad y Portugal -donde ya han muerto más de 30 personas- no es casual. Son, indican los expertos, fuegos en los que ha intervenido el hombre. Y este lunes por la noche 15 de estos incendios seguían activos y entrañaban peligro para núcleos habitados. 

Lo que la Xunta incluso califica de "terrorismo incendiario" ha desbordado a los equipos de emergencias. Los bomberos no han podido socorrer a todos los gallegos que pedían auxilio. Los que más solos se han sentido han sido los habitantes de algunas aldeas esparcidas por los alrededores de Vigo, que han visto cómo llegaban las llamas sin escuchar ninguna sirena, sin ver ningún destello naranja en el horizonte. Abandonados a su suerte, se han organizado para proteger sus hogares con mangueras y con cubos de agua.

Sin bomberos para Corellas
"¡No vino nadie, nadie!", se desespera Carlos, residente en Corellas, una parroquia de Soutomaior (Pontevedra). "Ardía hasta la tierra", subraya para describir la virulencia del rodillo de fuego que pasó por encima de su aldea a las nueve de la noche del domingo. En este núcleo, construido sobre la pendiente de un monte, viven unas 50 personas –"casi todas mayores y muchas enfermas"– en la veintena de casas que todavía siguen habitadas. Vecinos como José o Vanesa se pasaron la noche en vela cargando con un depósito para sulfatar viñedos que se convirtió en la mejor arma para combatir las llamas. A Victoria, la cartera, y a su hijo el incendio que rodeó su hogar terminó por alcanzarlos. Ambos han sido trasladados al hospital con quemaduras en la cara –ella– y en los brazos –él–. 

Juan Carlos, del barrio de Lourido, también en la paroquia de Soutomaior, participó en dos quemas planificadas por los vecinos que sirvieron para aplacar un frente que los amenazaba. Lo que él cuenta sobre la catástrofe gallega es algo que comparten todos los residentes de la zona. Hace muchos años que ningún gobierno -ni local, ni autonómico, ni estatal- hace los deberes que pide a gritos el bosque. Se amontonan los árboles caídos y las malas hierbas, y los eucaliptos proliferan sin freno. "Tampoco se respetan los márgenes sin masa forestal que deben mantenerse en carreteras y viviendas", añade Carlos. Ni siquiera las 65 muertes en Pedrógao Grande, en el vecino Portugal, durante el pasado junio han espoleado a los responsables políticos. Detrás de los incendios provocados, además, asoma la sospecha de los intereses que tienen las empresas de papel, que siguen queriendo la madera aunque esté quemada. La denuncia colectiva es que se trata de una cadena de incompetencias políticas que aprovechan algunos con fines lucrativos. "A ellos no les duele Galicia", concluye un camarero de Soutomaior que no quiere revelar su nombre.

Ancianos atrapados 
Pazos de Borbén es un municipio que agrupa ocho parroquias y en el que viven poco más de 3.000 habitantes, que este lunes parecían tan tristes como su cielo, gris porque estaba cargado de ceniza. Aquí Lucía, vestida con mallas deportivas y con el pelo recogido en una coleta, es propietaria de dos residencias de ancianos y se ha pasado todo el fin de semana corriendo entre ambos centros. "No pudimos desalojarlos porque había fuego por todas partes y trasladar a los abuelos era más peligroso que dejarlos", aclara. En un geriátrico viven 60 personas y en el otro, 12. De media, sus huéspedes tienen más de 80 años. "Son la parte más frágil de la sociedad", recuerda. Para evitar que el humo se colara en las residencias mojaron paños que colocaron en las ranuras de las puertas. Los ancianos solo sacaban la vista de la ventana, desde la que veían cómo ardían bosques cada vez más cercanos, para ponerlos frente al televisor y saber qué más ardía en Galicia. "Muchos lloraban, pero no de miedo, sino de pena", asegura Lucía.

Diego trabaja en una gasolinera desde la que hoy el presidente Mariano Rajoy ha atendido a los medios de comunicación. En la cafetería de esta estación de servicio, un ejemplar de 'La Voz de Galicia' ya culpaba directamente a "los incendiarios" de lo que ha pasado en esta tierra. "Han sido demasiados focos simultáneos para que nadie pueda creer en las casualidades", subraya una trabajadora de la Xunta. Diego el lunes a las nueve de la noche pidió permiso para dejar su puesto de trabajo y acudir en auxilio de sus abuelos. "Intentaron desalojarlos pero se negaron a irse de su casa. Tenían miedo de quedarse sin nada", explica. Junto a ellos, Diego se lió a cubos de agua contra el fuego y lograron frenarlo justo frente a la casa. Hoy parecía contento de una hazaña que se ha repetido en incontables domicilios gallegos asediados por tormentas de fuego. 

Los gallegos están "acostumbrados" a los incendios, resume Andrés Iglesias, alcalde de Pazos de Borbén. Pero no a uno como este, que quemaba "en 10 horas lo que los otros queman en 10 días".

Temas relacionados