SENTENCIA EN LONDRES

Aceptan la paternidad legal de un muerto

REDACCION LONDRES REDACCION LONDRES 01/03/2003

El marido de Diane Blood murió de cáncer en 1995, pero justo antes del deceso, mientras estaba en coma en el hospital, la mujer ordenó que se le extrajera semen y que fuera congelado. Con posterioridad, Diane fue inseminada en dos ocasiones y el resultado son dos niños. La viuda empezó entonces una larga batalla legal para lograr el reconocimiento de la paternidad. Ayer acabó: el Tribunal de Justicia de Londres le ha dado la razón. Definitivamente, los niños sí son hijos legales de su padre. Al principio, la Autoridad británica de Embriología y Fertilización, así como el Tribunal Superior de Londres, se opusieron. Blood apeló a una instancia judicial superior que le permitió llevar a cabo sus deseos, aunque en una clínica extranjera, y finalmente acudió a un centro de Bélgica. De este modo concibió a Liam, ahora con 4 años, y a Joel, de siete meses, en cuyos certificados de nacimiento no aparecía el nombre del padre y en su lugar podía leerse "desconocido".

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail: