+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un 14 de abril

 

MIGUEL ANGEL Peña Muñoz
13/04/2013

Soy de una generación que nacimos en la Transición y que durante nuestra infancia ochentera recibimos en nuestras familias, en el colegio, en todo nuestro contexto un enamoramiento de la sociedad española con la Transición y el régimen (la llamada "La Democracia") surgido de ella, así como del papel que nos contaban que había tenido el Rey en dicho proceso.

El republicanismo fue olvidado en los ochenta, especialmente tras el 23F. En los noventa resurge, tras el famoso discurso de Julio Anguita en 1996, un republicanismo icónico, de banderas. Hace diez años, con protagonismo de mi generación, aparece lo que podríamos denominar republicanismo crítico, en la medida que los jóvenes veíamos que la ideal Democracia juancarlista tenía limitaciones. Tal vez esto lo representa mejor que nada el empuje de los movimiento memorialistas. Se tenía conciencia cada vez más que la Transición había sido un cambio institucional para que siguiesen hegemonizando la sociedad española los mismos sectores que durante la dictadura, como señalan entre otros el economista Vicenç Navarro. Surgen también algunos medios de comunicación digitales de militancia republicana.

En la medida que la actual crisis ha sido utilizada como excusa para reformar la sociedad a la medida de los intereses de la oligarquía, a través de lo que la periodista Naomi Klein llama "terapia de choque", el juancarlismo (el régimen surgido en 1978) ha ido mostrando más sus límites como democracia. En este punto el republicanismo se volvió propositivo. Cabe destacar en esta línea la conferencia republicana del PCE de 2010, que planteaba una propuesta de Tercera República que necesariamente debe de tener un sentido social (el control democrático de la economía, la banca pública, la reducción de la jornada laboral, la exigencia legal de los derechos de trabajo, vivienda, salud o educación;) y democrático (sistema electoral proporcional, elección y posibilidad de revocación por la ciudadanía de todos los cargos públicos.

Desde entonces --especialmente en el año que va desde el elefante a la imputación-- el deterioro del juancarlismo se está manifestando hasta tal punto que voces, como Ansón, plantean un cambio en la cúpulas dirigentes de los partidos dinásticos pero no en el trono, y otros plantean lo contrario; la abdicación del monarca. Pero una u otra salida no es sino repetir el modelo de la Transición, pues supondrían cambiar algunas cosas para que lo esencial continuase.

Hoy en Europa (y en el mundo occidental) estamos en un proceso en el que la democracia surgida tras la Segunda Guerra Mundial está en cuestión, así desde distintas perspectivas lo denuncian personas tan dispares como politólogo Guy Hermet (quien habla de gobernanza) o el cineasta Michael Moore (que lo hace de plutocracia). Las llamadas políticas de ajuste suponen una reestructuración social que genera la crisis de la democracia formal, y esta; o se hace radicaliza o se hace oligárquica.

Esta disyuntiva explica la recuperación en Portugal del verso "O povo é quem mais ordena" frente a la troika. Y en España esta situación se manifiesta en la disyuntiva que podríamos definir como; plutocracia o república.

Es decir, o una democracia formal al servicio de "los mercados" o un sistema con un empoderamiento ciudadano permanente. Se trata, desde una perspectiva jacobina, de establecer el poder ciudadano y la igualdad política sobre cualquier otro criterio; sea el hereditario (la corona) o neoliberal (la subordinación de la política a "los mercados"). En definitiva, que el Pueblo tenga la capacidad de decidir sobre cualquier aspecto que le afecte.

La ideal "La Democracia" que nos contaban de niños está agotada; el juancarlismo representa cada vez más los intereses del eufemismo "los mercados". Es el momento de un republicanismo que vaya más allá. Por ello, recientemente en el Consejo Provincial de Izquierda Unida debatimos sobre la necesidad de devolver al pueblo el poder en un proceso constituyente, en el que la ciudadanía cree nuevas instituciones empoderadas de pueblo, de donde surja un régimen social y democrático que no puede ser sino republicano.

Una democracia sólo puede ser totalmente democrática si es República; una república solo puede ser realmente republicana si el Pueblo es su protagonista y beneficiario.

* Ex secretario provincial del Partido Comunista de Andalucía en Córdoba.

Profesor de Geografía e Historia

Opinión
Lectores
CÁNCER DE MAMA

Valientes lazos rosas

Desde aquí mi admiración y respeto a todas esas mujeres que con el lazo rosa resumen su valentía ...

Consorcio de Córdoba

Carta abierta a los Cuerpos de Bomberos de Cataluña

Critico abierta y rotundamente el posicionamiento politizado y partidista de los Cuerpos de ...

CARTA ILUSTRADA

¿Por qué ellos sí y nosotros no?

Seguro que les ha pasado, encontrarse con amigos de la infancia. Aquellos con los que vivió ...

listas de espera

La Junta y el SAS mienten

Ha aparecido una fotografía de una intervención en un quirófano del Servicio Andaluz de Salud y ...

   
1 Comentario
01

Por José 13:43 - 13.04.2013

Me parece increíble que un profesor de Historia, y al parecer comunista (o ex-, lo ignoro), continúe hablando adánicamente del "Pueblo", después de los millones y millones de crímenes que se han cometido en su nombre. Pienso que el debate Monarquía/República es irrelevante. De lo que se trata es de mejorar los mecanismos de control de quienes ejercen el poder,y para eso lo mismo da que haya una reina Isabel II o un Presidente Joachim Gauck, por poner algún ejemplo.