Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Cielo abierto

El diablo

 

Javier Sánchez Menéndez ha traído a Córdoba su baile del diablo, esa espiral de horas que se rasga en los ojos, que es una escritura con su carga de cuerpo. La literatura sale al paso de la autobiografía, antes o después, porque la textura verbal acaba siendo una intermediación con la verdad. El vuelo metafórico se afirma en la conciencia de una obra artística, esto es cierto; pero poco después, en su profundidad, algunos lectores esperamos un vuelo de vida, rasante y rutilante vida. Como nos enseñó Baudelaire, también el albatros cae desde la altura al lodo, enfangando sus alas, lastrándolas con esa carga natural de peso. Eso mismo pasa con la vida: nos cincela a nosotros, nos escribe, nos gasta. Un escritor puede ser el alcance de su pirotecnia; pero si de verdad merece la pena, acabará ofreciendo un poso en la mirada, una revelación afirmada en su propia desnudez. Hace un par de días presentó Javier Sánchez Menéndez El baile del diablo, su último libro de poemas, en La República de las Letras, editado por Renacimiento. Depurado en su destilación, es «puramente confesional, para nada ficticio. Comencé a escribirlo en 2004, cuando cumplí los cuarenta años. En este tiempo he visto fallecer a mis padres y he vivido cosas que te hacen mirar hacia el pasado y recordar muchos momentos». El baile del diablo, su partida de cartas en las sombras del asombro diario, con su sangre encendida, parte de una poética de íntimo testimonio. Poesía necesaria como el pan de cada día para quien la sutura; pero también, entonces, para los demás. Si en las composiciones en prosa de Sánchez Menéndez, como Mediodía en Kensington Park, esa nitidez plástica de espacios nos recorre a nosotros, en este libro podemos asistir a la razón de un hombre. Porque únicamente los poemas que rabian por ser escritos, que acumulan sus propios términos de familia, se vuelven imprescindibles. Todo esto es pasión, pulso y recorte, o no es nada. Todo esto es dolor o no es poesía.

* Escritor

Última hora
Opinión
EDITORIAL

Código de conducta de las oenegés

Por: Diario Córdoba

EDITORIAL

El recibo de la luz

Por: Diario Córdoba

La clave

Carta a una joven musulmana

Por: Najat El Hachmi

TRIBUNA ABIERTA

Referéndum y barómetro del CEO

Por: Joan Tapia

Tribuna abierta

La fresca memoria de un superviviente

Por: Carlos Miraz

Tribuna abierta

Chávez en el Despacho Oval

Por: Laura Tedesco

La rueda

¿Quién sostuvo a Villar?

Por: Juancho Dumall

Campo y ciudad

Benicarló

Por: Ricardo Rivera Pereira

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Por favor, «iros»

Estamos ante uno de los casos más insólitos de estupefacción. Me refiero a unos políticos ...

CARTAS AL DIRECTOR / SUPERACIÓN

Ella

Vivía, mas no apreciaba los detalles de la vida. Sumergida en sus propias sombras, oculta bajo ...

CARTAS AL DIRECTOR / JUBILACIÓN

A D. Antonio Zurita Palma

Hace más que menos años, dijimos adiós a la universidad y nos zambullimos en el mundo del derecho ...

CARTAS AL DIRECTOR / DEPORTE Y VALORES

Ha nacido el grupo de Facebook "fútbol ético"

Sé que somos muchos los que soñamos con un cambio de valores en el fútbol que nos ayude a ...

Las noticias más...