+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Para ti, para mí

Catalanismo cívico ahora

 

Antonio Gil Antonio Gil
02/02/2018

Se desató, de pronto y por sorpresa, un terremoto político, a lomos de las redes sociales, que arrancó inmediatamente titulares de gran calado. «Escuchando a nuestros politicos se nos caen los palos del sombrajo», comentaba un analista. Los contrastes y esperpentos son tremendos. La revelación de los mensajes en los que el líder independentista Puigdemont confesaba el fracaso de su desafío ponía de relieve un entramado difícil de entender. En medio de las polémicas, de los enfrentamientos, de las guerras solapadas de odios que ya no se disimulan, buscamos una voz autorizada, un pensamiento nuevo, una sugerencia clarividente, una solución al conflicto que vive todo un país. Y me he encontrado con una propuesta que aporta luz, horizonte para el diálogo. La expone Josep María Margenat, sacerdote jesuita, profesor de Filosofía Social en la Universidad Loyola Andalucía, quien, hasta hace poco, ha vivido en Córdoba. En un articulo publicado en la revista El Ciervo, Margenat nos habla del «catalanismo cívico ahora». Lo hace evocando una anécdota: «No se vaya. Contra Cataluña no podrán y después todo será recomenzar». En la inmediata posguerra, este era el consejo de su superior a un religioso que quería marchar como misionero a Bombay, Este consejo vuelve a ser actual. Contra Cataluña no podrán ni unos ni otros, hagan lo que hagan. Es la hora del catalanismo cívico. En la simplificación de la hora presente, parece haberse asentado una distinción entre catalanismo cultural y catalanismo político que solo aparentemente es bastante clara. El primero tendría un origen premoderno, anterior al nacionalismo estatalista de mediados del siglo XVII. Hay otro catalanismo, que podríamos llamar «catalanismo político» o nacionalismo, que de acuerdo con la evolución europea desde la segunda mitad del siglo XIX se identificó con la pretensión de una forma estatal, de un cuerpo político que sea sujeto político y que detente la soberanía total. Frente al dilema de los dos «catalanismos», Margenat propone un «tercer catalanismo», el «catalanismo cívico», Es un catalanismo transversal, modernizador, laico, pluralista por antonomasia. ¡Vale la pena escuchar todas las voces!

* Sacerdote y periodista

Opinión

Marisa Ruz

Diario Córdoba

R.V. Hauwermeiren

Diario Córdoba

Estulto/a

José Manuel Ballesteros Pastor

El peso de la ideología

Luis Mendoza Pantión

Córdoba precaria y quieta

LORENZO Molina Mangas

Lectores
Buen músico cordobés

Nacho Lozano

Para quienes no conozcan a este joven cordobés, les diré que es un gran artista, maestro de ...

LA CARTA ILUSTRADA

Una calle a 'Juanín'

Ahora que está aprobado el cambio de 15 calles o plazas de nuestra capital, tema en el que no voy ...

DESPEDIDA

A Curro Quevedo

Querido amigo: Hace ya varias semanas desde el día en que te fuiste, y tu ausencia se hace cada ...

TRANSPORTE PÚBLICO

Los autobuses sin calefacción

Una vez más, los vecinos y usuarios de los autobuses de Aucorsa (al menos los de la línea número ...