+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ES EL GALARDÓN MÁS IMPORTANTE DE LAS LETRAS EN ESPAÑOL

El humor y la ironía sobrevuelan en la entrega del Cervantes a Mendoza

El Rey elogia al autor como «un maestro en el manejo del idioma» y «biógrafo» de Barcelona. El escritor centra su discurso en sus relecturas de ‘El Quijote’ y lo que le han aportado en su vida

 

Eduardo Mendoza es aplaudido por los Reyes y el resto de autoridades tras recibir el Premio Cervantes. - EFE

CARMEN SIGÜENZA
21/04/2017

Desde que Eduardo Mendoza pisara la Universidad de Alcalá, antes de recibir el premio Cervantes, el escritor no ha parado de mostrar su humor e ironía: «Soy muy teatrero, me gusta disfrazarme» o «he traído a la familia para que me critique y a los amigos para que me hagan la ola». Estas frases del autor barcelonés (1943) se han unido a la reivindicación del humor que ha sobrevolado todo su discurso de agradecimiento del Premio Cervantes, el galardón más importante de las letras en español, cuya entrega este año se ha adelantado, ya que habitualmente se otorga el 23 de abril.

Acompañado en la ceremonia por sus hijos Ferrán y Alejandro y por su primera esposa, Anna Soler, Eduardo Mendoza, muy elegante, vestido de chaqué y corbata gris, como su pelo, y algo nervioso, ha tomado aire y ha comenzado a leer su discurso. «No creo equivocarme si digo que la posición que ocupo aquí, en este mismo momento, es envidiable para todo el mundo, excepto para mí», dijo Mendoza, uno de los premios Cervantes posiblemente más leído. Y ya algo más tranquilo reivindicó la excelencia del humor en la literatura que practica en sus escritos «con reincidencia», al tiempo que ha negado que se trate de un género menor, «como a menudo se considera», señaló.

En su discurso durante la ceremonia, presidida por los Reyes en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, Mendoza también se ha declarado un fiel lector de Cervantes y asiduo del Quijote, a cuyas páginas, ha confesado, acude con mucha frecuencia, aunque ha centrado su intervención en cuatro de estas relecturas que ha hecho a lo largo de su vida. En su intervención ha ido desgranando, con muchas pinceladas de humor, lo que estas sucesivas lecturas del Quijote le han aportado a lo largo de su vida, desde la primera obligada en el colegio, donde «casi» contra su voluntad se «rindió a su encanto», hasta la última, que emprendió de nuevo de «un tirón» al saberse ganador del premio que ayer recibió.

De su primer contacto con Cervantes, en unos años en los que la figura de don Quijote «había sido secuestrada por la retórica oficial para convertirla en el arquetipo de nuestra raza y el adalid de un imperio de fanfarria y cartón piedra», recordó Mendoza que la lectura del Quijote «fue un bálsamo y una revelación».

También rememoró «con cariño» a todas las personas que le han apoyado en su carrera y tuvo unas palabras para dos: el poeta Pere Gimferrer, «que me dio la primera oportunidad y es mi editor vitalicio y mi amigo incondicional», dijo. Y la agente literaria Carmen Bacells, «cuya ausencia empaña la alegría de este acto», recordó

Por su parte, el rey Felipe, en su discurso, elogió a Eduardo Mendoza como «maestro en el manejo del idioma» y «verdadero biógrafo» de Barcelona, una ciudad que ha propiciado «un extraordinario ecosistema cultural» y donde, como en su obra, la convivencia entre el castellano y el catalán «es algo natural», matizó. El monarca también ensalzó al escritor como un «verdadero artesano del lenguaje», que usa «como una herramienta de precisión» ajustada a los diferentes registros idiomáticos de sus personajes para acercar al lector a diversas realidades, «desde la de los diferentes grupos marginales a la de las clases altas, en diferentes épocas y en diferentes lugares».