Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EDITORIAL.

Horas cruciales en el ´caso Haidar´


08/12/2009

 

Las repercusiones de la huelga de hambre iniciada por la activista saharaui Aminetu Haidar en el aeropuerto de Lanzarote el 16 de noviembre han alcanzado cotas dramáticas.

Mientras el cuerpo de Haidar se debilita a cada hora que pasa, Marruecos hace ostentación de intemperancia y España apenas puede ir más allá de persuadir a las partes de que deben ceder en algo, salvo que eche por la borda la complejidad de las relaciones tejidas con Marruecos. Algo que, por cierto, repercutiría en el control de la inmigración y en la lucha antiterrorista.

Ante la unanimidad militante de los partidos marroquíes, que estiman indiscutible la pertenencia del Sáhara a su país, y la consideración de la crisis por la Unión Europea como un problema bilateral de España con Marruecos, entra dentro de lo razonable la iniciativa del Gobierno de someter a todos los grupos una proposición no de ley que inste al Ejecutivo marroquí a "asumir sus responsabilidades" y a Haidar, a renunciar a la huelga de hambre.

LAS CONDICIONES DE MARRUECOS

Suponer que el Gobierno dispone de resortes ocultos para inducir a Marruecos a rectificar es desconocer los condicionantes de las relaciones con nuestros vecinos del sur y la naturaleza de la monarquía alauí, bastante diferente de las democracias coronadas europeas.

Para eso basta con recordar que una de las primeras condiciones puestas por Marruecos es exigir a Haidar que pida perdón a Mohamed VI, piedra angular de todo el andamiaje institucional.

Desde luego, al Gobierno se le puede afear su falta de reflejos cuando permitió la entrada en España de Haidar, sin prever las consecuencias.

También puede incluso reprochársele que no pusiera el derecho internacional y la conveniencia política por delante de otras consideraciones. Pero carece de justificación decir que el Gobierno ha arrojado la toalla o que descarga todo el peso del desenlace de la crisis en Haidar.

A 30 AÑOS DE LA MARCHA VERDE

Durante los últimos días, desde diferentes sectores, se insiste en que España debe asumir sus responsabilidades históricas en la descolonización del Sáhara.

Pero más de 30 años después de la Marcha Verde, en plena agonía del franquismo, también es legítimo pedir a Marruecos que haga lo propio para reparar las consecuencias más sangrantes del oportunismo político practicado por Hasán II en 1975.

Incluso es legítimo inducir al Polisario a que pida a Haidar que recapacite. Todo es preferible a esperar que se consume la tragedia.

Última hora
Opinión
Editorial

El salto irreversible de Susana Díaz

Por: Diario Córdoba

Cosas

Historicismos

Por: Miguel Ranchal

Ars memoriae

Política en y para Cataluña

Por: José Luis Casas Sánchez

No me digas...

Tant pis!

Por: Alberto Díaz-Villaseñor

Al contrataque

La otra amenaza

Por: Manel Fuentes

Mirar y ver

Reflexiones en la madrugada

Por: Isabel Agüera

Colaboración

¿Colocó bien Da Vinci a los comensales?

Por: Virginia Navarro Landa

Desde el kiosko

El telón que nunca debe bajar (y 3)

Por: Antonio Camacho Cruz

Las noticias más...