Kiosco

Diario Córdoba

Marcos Santiago Cortés

Viva tú , Chanel

«Me ha parecido una maravilla, una lección de idiosincrasia española»

Tengo que reconocer que me ha sorprendido tanto para bien como para mal, el festival de Eurovisión de este año. Y como dice el cuento, empezaré con el comentario malo para luego hablar del bueno: el malo es que por mucho que estemos en contra de la guerra, no debemos mezclar las cosas ni deberíamos politizar el arte. Si queremos realizar expresamente un festival a favor de los damnificados por la guerra de Ucrania, pues se hace. Pero creo que así ha sido una cruel hipocresía; lo que hace falta es esfuerzo político y no echar el marrón a los artistas. Además, que yo esto de la guerra de Ucrania, como cada día me da más miedo, intento vivir como si no estuviera ocurriendo, por mis hijos porque de lo contrario los amargo. Aparte, esta guerra cada vez me da más asco porque no la hacen los pueblos sino los políticos dirigidos por los intereses de las grandes compañías y grandes familias. Los pobres de Rusia y EEUU van a seguir en las calles pidiendo pan, gane quien gane. ¿No se han preguntado por qué no hay esfuerzos diplomáticos de primer orden y sí envío constante de armamento? Esto de estar pactado el ganador en Eurovisión no me ha gustado nada. Es más, si lo hubieran dicho el día antes que iba a ganar Ucrania pues mejor hubiera sido. Pero aparentar competir no está bien porque no respeta la ilusión y el esfuerzo de los participantes. Y encima esto ha demostrado que lo mismo que hoy se ha decantado el premio por criterios ajenos a la calidad musical ¿quién no me dice que otras veces se ha pactado por otros motivos no tan humanitarios? En fin. Ahora la segunda parte, lo bueno: Chanel me ha parecido una maravilla, una lección de idiosincrasia española de la que hace tiempo que no disfrutábamos. Últimamente creíamos que para ser modernos había que imitar la cultura anglosajona hasta el punto que en competiciones de todo tipo hablamos y cantamos en inglés aun teniendo nosotros la lengua más bella y grande de la historia del ser humano. Pero ha llegado una morenaza de aspecto andaluz agitanado cantando en castellano, con una chaqueta de torero y con unos dejes y arreglos musicales totalmente ibéricos. Y una puesta en escena de artista de verdad que no solo me ha recordado a la aflamencada Rosalía sino a la gran Dolores Vargas «la Terremoto» por tanto despliegue físico con arte. Enhorabuena, Chanel, has demostrado a mucha gente que, por mucho que quieran aparentar otra cosa, no tienen nada de vanguardistas, pero sí mucho de catetos. ¡Viva tú y viva España!.

*Abogado

Compartir el artículo

stats