+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

No me digas

Rizando el rizo

«Cuando no es por las mascarillas innecesarias, luego imprescindibles y ahora inútiles las quirúrgicas...»

 

Era imposible rizar el rizo pero ellos son capaces de todo, de rizar el rizo, de alisar lo liso, de humedecer el mar, de resecar el desierto, de airear el aire. Todo el misterio está en dar una vuelta más de tuerca, una vueltecita más, las que hagan falta para tensionar aún más al país. Y, lo peor, sin necesidad. Zapatero marcó el camino cuando ante la pregunta del siempre suavón con el PSOE Iñaki Gabilondo «¿qué tal las encuestas?», le respondió «bien, lo que nos conviene es que haya tensión», pero el micrófono estaba abierto cuando creían que estaba cerrado. Luego, ZP se inventó que la oposición, por hacer de oposición, generaba crispación. Siempre han manejado divinamente la demagogia, y a los medios. Pues siguen generando tensión sin necesidad. Cada día una nueva vuelta al torniquete a ver si la oposición estalla y encima echarle la culpa del estallido. Cuando no es por las mascarillas innecesarias, luego imprescindibles y ahora inútiles las quirúrgicas, es por ahora el os encierro, ahora no. En esta semana, lo último de una larga lista, se descuelgan con el nuevo ministerio de la verdad y con la reforma educativa. Dos vueltas más de tuerca. Los profesionales de la comunicación y de la educación han puesto el grito en el infierno, pero les da igual, están hechos a prueba de jarabe democrático porque la calle siempre es suya, y cuando no lo es entonces sacan a Franco de Mingorrubio, les da lo mismo. La educación les ha importado a todos en general un comino de los de antes, pero lo de esta semana ha sido la última gota malaya. Se cargan el sentido de la evaluación para promocionar, se ciscan en la educación especial dejando de apoyar a los centros con su personal especializado para promover una integración que ya falló antes por mor de ese buenismo estúpido que piensa que todos los casos son iguales sin darse cuenta de que un cajón de sastre no es sino un cajón desastre. Y encima, a cambio del plato de lentejas de mantenerse gracias al apoyo en los presupuestos, le dan la peor patada que se le pueda dar al mejor instrumento de igualdad y cohesión de un país, la lengua común. ¿Cuál será la próxima tuerca?

* Escritor
@ADiazVillasenor

Opinión

Machado

Manuel Muñoz Rojo

Un reto de ciudad (y 2)

Desiderio Vaquerizo

El tiempo prestado

Miguel Donate Salcedo

Enfermeras

María Olmo

Autonomía, autonosuya

José Manuel Ballesteros Pastor

Sucedió hace 40 años

José Javier Rodríguez Alcaide

Pin parental, familia y educación sexual

José Antonio López García

23F

Francisco Dancausa

Lectores
cartas

Más sobre vacunas: La no vacunación de los mutualistas funcionarios

Hemos llamado repetidamente a esa delegación solicitando que nos detallen por qué mi madre de 91 ...

CARTAS

Más pobreza: Llamada al corazón

No sé si es una experiencia general pero --desde que empezó la pandemia-- me preguntan muchas más ...

CARTA

Alimentos andaluces: Tirar piedras a su tejado

Entre la variopinta composición del Gobierno de España, hay un andaluz, de Málaga por mas señas, ...

CARTAS

Vacunación: «Lo público»

Pocas veces se reconocen los méritos de «lo público». Hoy yo quiero hacerlo, diciendo en voz alta ...