+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

COLABORACIÓN

El ideal renacentista de Bunge

«Para el realismo bungeano, ‘lo mental’ no se reduce a ‘lo físico’, pero emerge de lo físico»

 

Ha muerto a los 100 años el epistemólogo argentino Mario Bunge, científico y filósofo (por ése orden), defensor de un materialismo emergentista como una variante del realismo, que defiende que las cosas tienen una existencia independientes del sujeto que las conoce.

Su concepción filosófica del ser humano lo abordó en el problema de la relación de la mente y el cuerpo (cerebro). Para el realismo bungeano ‘lo mental’ no se reduce a ‘lo físico’, pero sí emerge evolutivamente de lo físico. Para Bunge, solo existe una sustancia, la materia, con muchas y diferentes propiedades fruto de la evolución darwiniana. La materia es algo dinámico que llega a articularse en tres niveles: el físico-químico, el biológico y el mental-psicológico.

Reconocido como azote de los charlatanes, embusteros y aquellos que dan gato por liebre reflejados en las pseudociencias y en la postverdad que tanto abundan en nuestra época.

Un ciudadano del mundo, que amaba apasionadamente a su país natal, del que se fue obligado a emigrar. En 1952 siendo profesor de Física teórica en la Universidad de La Plata fue expulsado por negarse a afiliarse al partido peronista, al que veía como un populismo al que nunca le interesó la verdadera justicia social, para afincarse desde 1966 en Canadá (Universidad McGill de Montreal).

Sus grandes obras quedan reflejadas en su célebre La ciencia, su método y su filosofía y Los fundamentos de la investigación científica que durante tantos cursos hemos explicado a los alumnos en clase. En sus 8 volúmenes de su Tratado de Filosofía básica hace un esfuerzo por construir un sistema que abarque todos los campos del saber, que es el ideal renacentista-cartesiano de una Ciencia Unificada. Para Bunge, la Filosofía científica que defendía debería ser unión de las Ciencias Naturales y las Ciencias Sociales en un único saber, considerando que ésta es la más sublime de las disciplinas. Como humanista buscó la bondad en la sabiduría como manera de profundizar en nuestra naturaleza humana.

Una actitud científica es aquella que nos hace más sabios y más cautos en la recepción de la información y en la admisión de creencias desde la tolerancia, siempre dispuestos a debatir libremente sobre otras visiones, perspectivas u opiniones.

Mario Bunge era maestro e inspirador de varias generaciones de filósofos y científicos hispanohablantes, recibió numerosas influencias desde su padre a su profesor checo de Física Guido Becky y al matemático Sadosky así como la Filosofía de E. Meyerson y la Sociología de R. Merton que abarcan lo que denomina como Filosofía exacta, que nos permite utilizar únicamente conceptos bien definidos como criterio de verdad sin posibilidad alguna de equívocos e imprecisiones.

Desde su hilorrealismo se opuso a lo que consideraba como soluciones simplistas a las complejidades de la realidad considerando que eran pseudosaberes que califica de disparates como existencialismo heideggeriano, la dialéctica engelsiana, el creacionismo, la parapsicología y hasta el mismísimo psicoanálisis.

En la dimensión moral de su pensamiento sostiene que existen una pluralidad de sistemas éticos de carácter histórico que deben convergen en una universalidad axiológica del «para mí, para todos».
Toda una vida dedicada a luchar por y para Sofía, para el que ciencia y filosofía eran en su origen y siguen siendo complementarias. Alentaba a que los nuevos filósofos abordaran con decisión los nuevos problemas, lo que traería consigo buenos tiempos para Sofía.

Opinión

Galletas

Antonio Agredano

Tres años

Joaquín Pérez Azaústre

Las que sobraban

María Olmo

A redropelo (y 3)

José Manuel Cuenca Toribio

Nuevo año

Juan Andrés Molinero Merchán

Unas elecciones clave para Europa

Nicolás Pascual de la Parte

Córdoba, los jóvenes y el geriátrico

Diego Martínez Torrón

Lectores
MÁS SOBRE EL COVID

Nos vamos a enterar

Sí, nos vamos a enterar de lo que vale un peine, como decía mi abuela, a la que tanto extraño, ...

Pobreza energética

La electricidad se dispara

Hace tiempo la OMS alertó de que, debido al agravamiento de enfermedades previas, la pobreza ...

PANDEMIA

Datos del coronavirus por países

Si analizamos el porcentaje de contagiados en países vecinos, encontramos, por cada cien mil ...

POLÍTICA

Dios nos coja confesados

Este 2021 empieza con un Abascal que simpatiza con los asaltantes del Congreso de los EEUU, un ...

 
 
1 Comentario
01

Por vecino 8:05 - 25.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si no nos reconciliamos profundamente con nuestra finitud y mortalidad, una angustia sin nombre nos empujará a una búsqueda de goces sin fin −mortífera para nosotros y para la biosfera terrestre.