+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

Mi cultura

 

Dicen que tengo un hijo con 40 años; así que, de golpe y porrazo, me he dado un buen ídem, porque he sentido que miro ya a poniente. El levante generacional es de mi sublime hijo. ¡Estoy tan seguro en él! Que se encargue de España, porque yo ya empiezo a hacer la maleta para el último viaje. Me dirán que no me precipite, que ahora, con casi 70 años, aún soy joven. ¡La triste mentira de la eterna juventud! Pero es que yo quiero preparar bien ese viaje; que no se me olvide nada aquí y lo eche en falta en la eternidad. ¿Se imaginan toda una eternidad sin cepillo de dientes? Bueno, a lo que iba: que mi hijo manda ahora, y yo lo sigo. Me ha dicho que se alegra de que cada vez asista menos gente al museo taurino, para que así acaben por cerrarlo. Y yo, que lo último que deseo es contravenir a mi hijo, me he negado a visitar cualquier museo y cualquier cuadro o escultura referidos a lo taurino. Entonces, fuera Goya, Picasso y quien se presente. También he entrado en mi biblioteca, que ya es de mi hijo, y hemos troceado los poemarios de Lorca, Alberti, Miguel Hernández y todo lo que le huela a rancio. Y como mi hijo me ha dicho que es no sé qué de agnóstico, pues yo, agnóstico, y fuera visitar catedrales, oír música sacra y leer textos que sepan a iglesia. Para mí este hijo mío es el apoyo en mi demencia; estoy muy orgulloso de él, porque es el resultado de toda mi vida de dedicación a que madure. Yo me eduqué en la escuela franquista; él, un preclaro representante de la escuela democrática, o sea, de la Logse. Yo fui un pobre maestro de escuela venido a menos, es decir, a escribidor. Él se formó en la Universidad de la democracia y hasta es doctor. Él, joven, republicano, ateo, feminista, ecologista, pacifista y todo lo más listo y revolucionario. Yo hace mucho tiempo que desistí de saber quién soy, porque me miro en los espejos y no veo a nadie que valga la pena para alguien. Así que este hijo mío es mi guía y mentor. Ahora descanso en paz para la paz definitiva; ya no me esfuerzo en preocuparme de seguir mi cultura; le pregunto y él me marca lo que tengo que pensar y hasta olvidar. Yo ya solo hablo para decirle: «Está bien, hijo mío; tú eres el doctor». Y me quedo tan a gusto en mi abandono.

* Escritor

Opinión

La agonía del Mar Menor

Diario Córdoba

El segundo de la lista

Raúl Ávila

Flores de otoño

Carlos Miraz

La sedición continúa

Mercedes Valverde Abril

Unamuno, un intelectual disidente

Antonio González Carrillo

La belleza es verdad

Ángel Aroca Lara

En la basura

David Márquez

Lectores
DÍA INTERNACIONAL

Cáncer de mama

El cáncer de mama, por modos de vida, factores ambientales, genéticos o nutricionales, es el más ...

REIVINDICACIÓN

Pensionistas

Cada día que pasa hay más pensionistas dispuestos a reivindicar su pensión. Y es que los ...

CONFLICTO CATALÁN

Futbolistas contra la justicia

Faltos de portavoces más populares, ya en la cárcel o todavía fuera de ella (como Pujol o ...

POBREZA

En la mesa de los manjares

El evangelista Lucas nos relata la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro. Dos figuras ...