+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La clave

La cena de los babosos

 

María Olmo María Olmo
26/01/2018

Oh, cielos, ¡un nuevo escándalo! Unos 360 hombres de negocios londinenses se reúnen en una cena secreta y, al tiempo que recaudan fondos para los niños desfavorecidos --aquí viene bien el «manda huevos» de Federico Trillo, ahora de moda por su hijo impertinente--, se pegan un jolgorio en el que manosear, acosar y hacer proposiciones obscenas a las 130 camareras-azafatas contratadas no parece el menor de los entretenimientos. ¡Asómbrese el mundo! ¡Otro abuso desconocido! ¿Qué dirán las exageradas puritanas del #Metoo? Tres décadas celebrando el evento y nadie sabía nada en Londres. Ni a nadie le extrañó que la selección de las jóvenes incluyera altura, belleza, buen tipo y atuendo negro cortito, con ropa interior a juego (aunque a alguna le pidieron que se la quitara y bailara sobre la mesa). Y que tuvieran que firmar un acuerdo de confidencialidad. Y que a las chicas les fueran requisados los móviles. Con una paga de 172 euros y otros 28 para el taxi, ellas tendrían que tragar, y vaya que sufrieron algunas. Quiza la única novedad del evento sea la presencia de una azafata no controlada, la periodista Madison Marriage, enviada por el Financial Times para averiguar lo que se cocía en la famosa pero ignota Presidents Club Charity Dinner. Bueno, pues ya hay dimisiones y el club está cerrado, de algo servirá el periodismo, aunque solo sea para que en estos momentos haya tres centenares de babosos explicando a sus esposas y novias que ellos no tocaron ningún culo, que eso era cosa de cuatro catetos recién llegados a la City y de un tal lord Goldimer (mismo), que ya sabemos, querida, que no sabe comportarse. Algo parecido a esas despedidas de soltero que transcurren en el puticlub, en las que todos subieron a las habitaciones menos el chismoso que lo cuenta... Hace años estalló un escándalo por la fiesta de incentivos que una multinacional nórdica ofreció a sus directivos, que incluía festival de mujeres. La costumbre decae en la medida en que se reducen los ámbitos en los que las mujeres están vetadas. Está claro que estas cosas son para señores muy machos. Y subsisten, por supuesto. Ahí tienen lo de Londres. La cena de los babosos. Y también de los idiotas, pero, sobre todo, acosadores.

Opinión

Lucía en la noche

Joaquín Pérez Azaústre

El negocio del miedo

Jesús Vigorra

Así es la educación en España

MARÍA JOSÉ García Ruiz

La Torre de los Donceles

Diario Córdoba

No estar centrado

Diario Córdoba

Poder, dinero y corporaciones

Miguel Fernández-Palacios / Madrid

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / intereses económicos

Poder, dinero y corporaciones

Según la oenegé británica Global Justice Now, entre las 100 economías más ricas del mundo hay 69 ...

CARTAS AL DIRECTOR / SANIDAD

Hospital de Montilla

El día 16 de enero fui intervenido quirúrgicamente en el Hospital de Montilla y desde estas ...

CARTA ILUSTRADA

Araucaria, ombú, cinamomo

Pablo García Baena tenía cándida devoción y admiración por esos tres árboles, cuyos poemas ...

CARTAS AL DIRECTOR / FRACASO SOCIAL

Laura Luelmo

Los progenitores de Laura Luelmo, han acusado al Estado de «fracasar estrepitosamente». Y no es ...