+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cielo abierto

La bandera

 

No me gusta Carles Puigdemont, por lo que ha hecho y lo que representa. Por enfrentar a Cataluña consigo misma, por haber disparado la cizaña en las familias como un petardeo con ardor de estómago, por gobernar solo para una mitad de su población y secuestrar la actualidad en su afán delirante y fascistón de convencer de su error --o convertir a su causa-- a la mitad catalana que pretende la españolada de seguir siendo española. Por haber convertido su patetismo agónico en el eje arrastrado de nuestros amaneceres radiofónicos, por seriar falsedades sobre España en Bruselas, ante las patatas fritas que se comen allí con sorprendente pasión. Nadie se lo toma en serio, pero hace la puñeta con su excentricidad histórica a los que intentamos mantener nuestra costumbre aparentemente fácil y terrible de vivir. Pero por poco que me guste Puigdemont, menos me gusta el fulano faltón que le asaltó en el aeropuerto de Copenhague con nuestra bandera, como queriendo hacérsela tragar. Este matón aficionado, un tal Víctor Moreno, ha colgado el vídeo en YouTube. Las redes siempre ofrecen cobertura a los iluminados. El tipo se acerca a Puigdemont, que almuerza con tres acompañantes. El tema no es sus sandeces encabritadas de barra de bar, ni siquiera que le proponga -casi se la mete por los ojos- besar la bandera de España. El asunto es el tono. La agresividad. Su violencia física latente. Si se lo hicieran a Rivera con la estelada sería igualmente repugnante, como cuando aparecieron pintadas en el comercio de sus padres. Presumir de bandera no te carga de razón. El procés ha tenido varios momentos denunciables y ahí está el 155. Pero la actitud de este fulano nada suma frente el timo independentista, contra el que sobran argumentos morales y jurídicos. Los dos actores del triste vídeo protagonizan dos cobardías distintas. Nadie tiene derecho a invadir con intimidación la esfera corporal de alguien, igual que Puigdemont no debería haber besado la bandera.

* Escritor

Opinión

Tontuna

Miguel Ranchal

Córdoba y la revolución de 1868

José Luis Casas Sánchez

Al final, la vida

Alberto Díaz-Villaseñor

¿En manos de quién estamos?

Antonio J. Mialdea Baena

La Córdoba vacía: la Sierra

Antonio González Carrillo

La cacería

Isabel Agüera

Los acosos a Doña Cristina

MIGUEL ÁNGEL LOMA / SEVILLA

Partituras al aire

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

González & Aznar

Ambos expresidentes han reconocido en una entrevista estar orgullosos del régimen del 78 y de todo ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Los acosos a Doña Cristina

Cuando las sentencias judiciales tocan asuntos ordinarios e incluso groseros de la vida callejera, ...

CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO DE LOS 90

El acoso suena menos que el parapente

El pasado 28/8 aparece una carta al director con foto de un parapente, en el Diario CÓRDOBA. El ...

CARTA ILUSTRADA

Sobre la Mezquita-Catedral

Voy a opinar en nombre de muchos cordobeses que estamos viendo, alarmados y hartos, el uso y abuso ...