+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

tercera edición de ‘callejugando’

Más de 1.400 alumnos salen a jugar en la calle en la Fuensanta

Todos los juegos han sido organizados por el alumnado de cursos superiores. 8 institutos y 4 colegios participaron de esta actividad lúdico-educativa

 

Alumnado disfrutando de juegos en la calle durante la jornada de ayer. - A.J. GONZÁLEZ

Olga Alba
19/12/2018

Más fotos

A jugar a la calle.

Ver galería completa

A jugar a la calle.

Ver galería completa

A jugar a la calle.

Ver galería completa

Esta iniciativa, auspiciada por el profesor de Educación Física del IES Galileo Galilei, Jorge Álvarez de Sotomayor, va ya por su tercera edición. Desde que en EL 2016 viese la luz por primera vez, Callejugando no ha hecho sino crecer en numero de participantes cada año. Así, con la de ayer, esta actividad queda asentada como emblema de la reivindicación de que la calle es y debe ser para los niños y jóvenes. Así lo manifiesta el docente, quien destaca que uno de los principales objetivos del proyecto es «recuperar los espacios públicos para el juego, concienciando a pequeños y mayores de la importancia del cuidado y conservación de los mismos». Pero no se queda ahí la cuestión ya que con esta actividad se quiere convertir al alumnado en protagonista del diseño del barrio (Fuensanta), creando itinerarios seguros para que los niños y adolescentes puedan moverse con autonomía de forma sostenible y activa, ya sea andando, en patines, patinentes o biciletas. Cabe destacar que en la acción multitudinaria han participado alumnos con una horquilla de edad muy amplia (desde 3 hasta 18 años). Los juegos se han ideado teniendo en cuenta tanto las características de cada zona (terrizo, asfalto...) como las distintas edades de los jugadores.

Así, se han visto desde juegos de pelota y globos, pasando por tradicionales como tangas, carreras de sacos, canicas, pídola, chapas, cromos, peonzas, combas, pasando por juegos de retos como botella o el suelo es lava, de puntería y de persecución y desplazamiento como tula, cuatro esquinas, carreras de sacos o pañuelito. Como colofón a estas dos horas de actividades se realizaron distintos corros de cancioneros, como otra forma de interactuar, divertirse, hacer ejercicio y poner en valor el entorno inmediato.