+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TOUR DE FRANCIA-2019

Alaphilippe desata la locura en el Tour

El corredor francés, compañero de Enric Mas, sorprende a todo el pelotón con un ataque en toda regla y se viste de amarillo

 

Alaphilippe desata la locura en el Tour -

Sergi López-Egea
08/07/2019

Francia cree en sus delfines. Francia sueña con sus mosqueteros, los que visten uniformes ciclistas. Y Épernay, tierra de viñas, cuna del champán, ciudad donde se ven bodegas por todas partes, se convierte en un grito de pasión que por muy poco no retumba en todo el país. Es Julian Alaphilippe. Es la locura; un francés, pero no un francés cualquiera, sino Alaphilippe ,quien no solo gana la etapa que devuelve el Tour desde Bélgica a su denominación de origen, sino que se viste de amarillo cinco años después del último héroe local con la prenda, Tony Gallopin.

Alaphilippe no está en el Tour para ganarlo. Para esa gesta deja a otros compatriotas, como Thibaut Pinot, que por ahora parece el más fuerte entre los franceses para el principal cometido, o Romain Bardet. Él está para dar espectáculo, para ganar etapas, dos el año pasado y por ahora una, para ganarse el cariño de su público y para disfrutar, camino de la región de la Lorena, exhibiéndose en el pelotón con su traje amarillo.

El esfuerzo de Landa
Pero sí que está aquí para realizar hazañas como las de este lunes. "Lo intenté, pero fue imposible. Alaphilippe es un superclase", comenta Mikel Landa en la meta de Épernay. Alaphilippe es de los que llevan escrita la palabra espectáculo en la frente. Alaphilippe es de los que cuando atacan, cuando deciden poner el turbo en su bici, difícilmente nadie los alcanza. Ni en el Tour, ni en ninguna parte. Es dinamita, es espectáculo puro y duro, y es de aquellos, si gusta el ciclismo, si se está enamorado de la ronda francesa, a los que hay que aplaudir olvidando banderas e idiomas. Porque su estandarte es el ciclismo en mayúscula.

Quedan 16 kilómetros para Épernay. La fisonomía del Tour ha cambiado después de cruzar la frontera belga. Aparece una carretera mala y rugosa, que ha arreglado Pepe Gotera tapando de mala manera los agujeros de la calzada, lo justo para que ningún ciclista destroce sus ruedas o tenga un accidente. Y en eso, rodeado de viñedos, como si fuera la Rioja pero en plan champán, aparece como una encerrona la cota de Mutigny. ¡Ataca Alaphilippe! Nadie puede seguirlo. En un plisplás captura a Tim Wellens que va fugado. Le quita hasta las pegatinas de su 'maillot', de la furia con la que pasa al ciclista belga que hasta pone pie a tierra, sí pie a tierra, cuando lo supera el corredor francés.

El festival
Por detrás, perfectamente situado, Landa, junto a Michael Woods, como compañero más brillante, trata de contrarrestar e ir a la captura de Alaphilippe. Imposible. Landa toma el bidón que lleva en la bici, sorbe un poco de agua y se da por vencido, al menos en esta tercera etapa. Hasta la meta solo se prevé un festival, la odisea de Alaphilippe, su día de gloria y conforme va superando paisanos, apostados desde buena mañana a ambos lados de la carretera, el estruendo que se va escuchando es monumental. Una sensación de éxtasis, un placer mucho mejor que degustar cualquiera de los champán 'top' que venden en las bodegas de Épernay.

"Estaba muy motivado. Solo temía caerme. En la última cuesta, hacia la meta, no me iban las piernas pero oí por el auricular que me decían que era jersey amarillo. No podía dejar pasar una oportunidad así". Alaphilippe estaba feliz y Francia, también. 

Todas las clasificaciones en la página oficial del Tour.

Temas relacionados
 
REDES SOCIALES

Síguenos en Twitter en @Cor_Deportes

Únete a la última hora de la información deportiva y los reportajes más destacados ...

Toda la actualidad del Córdoba C.F. en el Área Blanquiverde.

Servicios