+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

UNA ENTIDAD EN GRAVE CRISIS

Hevia cae como presidente de la SGAE

La junta ha aprobado la moción de censura que aparta al gaitero del mando de la entidad y se dispone a escoger sustituto

 

José Ángel Hevia, el presidente de la SGAE. - DAVID CASTRO

NANDO CRUZ
27/02/2019

107 días. Esto es lo que ha durado José Ángel Hevia al frente de la Sociedad General de Autores y Editores. El presidente que debía reconciliar a los distintos colegios y que tenía como principal objetivo frenar la intervención ministerial de la SGAE ha sido destituido esta mañana por la junta directiva en una votación que ha contado con 22 votos a favor de los 35 que había en juego. El gaitero asturiano abandona la presidencia contra su voluntad, mientras los directivos han de votar a continuación quién será el nuevo presidente.

El de Hevia ha sido uno de los mandatos más breves que se recuerdan. Las elecciones del 26 de octubre, aquellas para las que todos los expertos pronosticaban una victoria de Teddy Bautista, fueron ganadas por un grupo de músicos alineados con las editoriales televisivas y la controvertida maquinaria de la rueda. Al frente de ellos, Hevia, que días después fue nombrado presidente. Pero el equipo del asturiano no consiguió sacar adelante la reforma de los estatutos y la aprobación de las cuentas a finales de diciembre, en un sabotaje de los autores alineados con las editoriales de las discográficas que buscaba propiciar la intervención de ministerio. Aquello fue el principio del final.

También ha sido una de las presidencias más turbulentas. No solo por la famosa junta en la que Hevia pretendía defenestrar al secretario general de la SGAE y, al no lograrlo, estalló en insultos, sino por maniobras impulsivas como denunciar a empresas de socios de primer nivel como Alejandro Sanz, Joaquín Sabina y Pau Donés de Jarabe de Palo sin contar con la aprobación de la junta directiva. Sin embargo, el motivo que aducían varios directivos para secundar la moción de censura que hoy ha acabado con su despido es su torpeza para negociar con el ministerio de Cultura. Tres meses después de acceder a la presidencia, la intervención de la SGAE no solo no se ha frenado, sino que el ministro José Guirao ya ha formalizado la petición en la Audiencia Nacional. Este es solo uno de los asuntos que deberá afrontar el presidente entrante.