+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

FUENTE PALMERA

Condenan al Consistorio a pagar a los afectados por la vaquería

 

Agencias
12/02/2019

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Córdoba ha condenado al Ayuntamiento de Fuente Palmera a pagar más de 106.000 euros a la familia afectada por la vaquería del municipio declarada ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) desde julio de 2009 y con una lucha continúa desde 1992 al denunciar la inexistencia de licencia y sufrir los perjuicios de dicha instalación.

En concreto, en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el magistrado relata que «no cabe la menor duda de que 24 años para poner fin a la ilegalidad son demasiados para justificar la tardanza por la escasez de medios o la rebeldía del titular», aunque «quizá sí podrían haber sido considerados en tal sentido de tratarse de un lapso de tiempo mucho más reducido, teniendo en cuenta además la necesidad de autorizaciones sectoriales muy variadas para proceder al traslado o, en su caso, sacrificio de los animales».

Por ello, concluye que «tal ineficaz actuación municipal para conseguir el cese de una actividad llevada a cabo sin licencia es causa adecuada de los daños sufridos», motivo por el que ha estimado parcialmente la demanda de los perjudicados, encabezados por Francisco Adame y representados por los letrados Marco A. Peña Magdaleno y Andrés Moyano Rodríguez. La sentencia no es firme y contra ella cabe interponer recurso de apelación.

La demanda se presentó en base a la acción de responsabilidad patrimonial en los daños sufridos por la existencia de la vaquería sin licencia colindante a su vivienda, respecto de la que «la administración demandada no ha desplegado una actuación eficaz para impedir su continuación desde el día 15 de junio de 1992, año en que se solicitó el cese de las obras de ampliación de la explotación, hasta el día 15 de febrero de 2016, en que se reubicaron las más de cien vacas en otro lugar». El Consistorio se opuso a la demanda por la «falta de relación de causalidad y ausencia de prueba».