Intoxicaciones

Al menos 12 personas mueren y 40 están en el hospital tras consumir alcohol adulterado en Ecuador

Cinco de los hospitalizados han sido atendidos debido a un lote de bebida diferente al de los primeros afectados

Víctimas de consumo de alcohol adulterado, en imagen de archivo.

Víctimas de consumo de alcohol adulterado, en imagen de archivo. / VLADIMIR SMIRNOV / SPUTNIK / CONTACTOPHOTO

EP

Al menos 12 personas han muerto y 40 se encuentran hospitalizadas después de haberse intoxicado tras ingerir un alcohol adulterado que había sido vendido sin control y sin registro sanitario en tiendas de dos provincias ecuatorianas. Concretamente, el Ministerio de Salud de Ecuador ha informado de siete fallecimientos en la provincia de Esmeraldas, en el norte del país, así como de otras cinco muertes en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas, cien kilómetros al oeste de Quito, la capital. Además, ocho personas están siendo atendidas por intoxicación en centros médicos de Esmeraldas y otras 32 en la provincia de Santo Domingo, según ha detallado la cartera de Salud en un comunicado.

El último informe situacional de la dirección de Gestión de Riesgos del Ministerio de Salud ha evidenciado que las últimas cinco personas ingresadas en Santo Domingo no tienen relación con los primeros casos confirmados, motivo por el que han hecho un llamamiento masivo a la población a evitar el consumo de alcohol sobre todo si es de "dudosa procedencia". "El riesgo es que mucho alcohol está disponible en tiendas y hogares. Queremos alertar sobre las etiquetas 'Quita Penas' y 'Extraneutro'. Mucho cuidado de consumir alcohol de dudosa procedencia", ha alertado el ministro de Salud ecuatoriano, Pepe Ruales, en una misiva.

En este sentido, Ruales ha avisado de que hay "personas irresponsables" que han comercializado alcohol "ilegal, sin control y sin registro sanitario". También ha acotado que en cinco operaciones de registro se han encontrado 50.000 litros de este tipo de licor gracias a la labor de las fuerzas de seguridad. Ante esta situación, las autoridades sanitarias mantienen activa la vigilancia de personas que hayan ingerido alcohol y presenten síntomas, como visión borrosa, dolor abdominal, náuseas, mareos y pérdida de la conciencia, instando a las personas que presenten dicha sintomatología a acudir a un centro médico.