Kiosco

Diario Córdoba

CONCIERTOS EN CÓRDOBA

La Axerquía se rinde al pop de Alaska y Mario

El combo Nancys Rubias con Fangoria agota todas las entradas disponibles de la noche

Fangoria y Nancys Rubias arrasan en La Axerquía

Fangoria y Nancys Rubias arrasan en La Axerquía Manuel Murillo

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

Fangoria y Nancys Rubias arrasan en La Axerquía Pilar Montero

Una fiesta retro futurista con el hedonismo como estandarte. Así puede definirse el espectáculo que el inquebrantable dúo artístico ofreció al público cordobés este viernes al hacer gala de sus respectivos proyectos musicales. Universo glam, technicolor, marciano, brillante y descarado como mayor atractivo, por encima de la música, para los miles de asistentes que agotaron las entradas del recinto.

Queda muy lejos la influencia contracultural de unos Alaska y Dinamara que, como relató Luis Antonio de Villena en Madrid ha muerto, guiaron el descontento juvenil hacia la liberación frenética. Olvido Gara, mujer culta, supo remar a favor del tiempo; se apartó del decadentismo de garito para llevar Fangoria al carpe diem de los grandes escenarios. El ayer me atormentaba, el futuro me asustaba, solo creo en el momento actual...Reza uno de los últimos temas, Momentismo absoluto. Existencialismo pop (2021) y Edificaciones paganas (2022) son los álbumes que escudan esta gira, en la que el público busca también con ansia rendirse a la exaltación de Dramas y Comedias, Fiesta en el Infierno o Geometría Polisentimental.

32

Fangoria y Nancys Rubias arrasan en La Axerquía Manuel Murillo

Hubo momentos para desfogar con todo aquello, para olvidar las inhibiciones provocadas por las frustraciones del tedio contemporáneo. Pero antes había que dar la bienvenida al alter ego multiplicado de Mario Vaquerizo, las Nancys Rubias. Vaquerizo, o Nancy Anoréxica, salió al escenario rodeado de excentricidad con lentejuelas y acompañado del resto de reinas del glam, Nancy O (Marta Vaquerizo); Nancy Travesti (Juanpe) y Nancy Reagan (Miguel). Aparecieron como viejas glorias que, lejos de acomplejarse por serlo, abanderan la sabiduría típica del solo se vive una vez. Pero qué acertada, porque se olvida al no dejarse llevar por momentos de pura diversión como el que ofrecieron. 

Entre vítores, refrescaron el Causa y efecto de Paulina Rubio, el Yes, Sir, I can Boogie de Bakara o el Dance With Somebody de Mando Diao. Claro que sin pasar por alto los ritmos pegadizos que les han dado reconocimiento más allá del nombre de sus integrantes: Peluquitas, Marcianos ye-yés, Alfabeto Nancy y Me encanta

Entre el público, mayoría de mediana edad en adelante, poco brilli brilli, si acaso alguna boa de colores. Muchas ganas de bailar. Barras luminiscentes en la pista. Canciones coreadas de principio a fin. Ni solos de guitarra ni demostraciones de virtuosismo musical. Para qué. Lo importante fue exaltar ese joie de vivre.

El magnetismo de Nancys y Fangoria es indiscutible. Arrastran tras de sí mucho bolo, mucho bar. "¡Guapo, ese culo!", gritaron a Vaquerizo desde las gradas. Ejemplo de masculinidad no frágil, sin temores a enfundarse las mallas de purpurina. Distinta fue la aparición elegante, casi divina e inalcanzable de Olvido. Soberana en su universo pop. Imposible no sentirse feliz entre tanto ánimo arriba.

Colas interminables para la cerveza en mitad de un público entregado. Olvido, enfundada en un traje pegado plateado y futurista se metió en el bolsillo al auditorio en lo que fue un despliegue de baile y tecno pop memorable. Hacía mucho que no se veía una Axerquia metida de ese modo en un concierto. Bailando, bailando, bailando... Oda a lo más hermoso del pop, en toda su esencia, gracias a Fangoria.

Compartir el artículo

stats