Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

PODRÍA TARDAR UN AÑO

El futuro de la pareja octogenaria estafada depende de la subasta del piso

La Sareb ofrecerá un alquiler social al matrimonio si se hace con la propiedad del inmueble

Manuel y María, en su vivienda. Manuel Murillo

El futuro de la pareja de octogenarios que fueron víctimas de una estafa inmobiliaria tras pagar por una vivienda cuyo promotor se quedó con el dinero en lugar de abonar la deuda por la que ofreció este inmueble como aval está ahora a expensas de que el piso sea subastado. La Sareb, más conocido en el argot coloquial como el banco malo, ha explicado que de momento no se ha sentado a hablar con la familia una posible solución social a su situación porque no es propietaria del inmueble. «Se trata de un piso del que la Sareb no es propietario, ya que se ofreció como garantía de un préstamo que en su momento concedió una entidad financiera a una promotora», la que estafó al matrimonio.

«La Sareb es propietaria del préstamo, pero no del inmueble», señala, «que se encuentra en fase previa a la subasta, por lo que la Sareb no tiene potestad para llevar a cabo ninguna actuación». Según el banco malo, la entidad no ha instando a ningún procedimiento de lanzamiento sino que ha promovido la ejecución hipotecaria por el préstamo como parte del procedimiento habitual que se realiza para recuperar la deuda impagada por la promotora. Cabe recordar que la Sareb se creó en el año 2012 para vender las propiedades que fueron recuperadas por los bancos y tiene como objetivo principal vender o alquilar estos inmuebles a precios especiales.

Iniciado el procedimiento, la justicia deberá llevar a cabo la subasta del inmueble, que podría ser adjudicado a la Sareb o a un tercero que pujara por él. Esta subasta no tiene fecha señalada de momento, pero según las fuentes consultadas, podría demorarse un año. En el caso de que Sareb se hiciera con la propiedad del piso, «estudiaría la situación de vulnerabilidad de estas personas, como siempre hace en el caso de familias que residen en inmuebles de los que sí son propietarios», aseguran desde la entidad. «En caso de que acreditaran encontrarse en esa situación de vulnerabilidad social, Sareb ofrecería un alquiler social como parte de sus programas de acompañamiento», indican las mismas fuentes. Si el piso se adjudica a un tercero, ya sea una entidad o un particular, lo más probable es que inicie un procedimiento de lanzamiento para hacerse con la propiedad, en cuyo caso, tendrían que ser desalojados del piso.

El matrimonio formado por Manuel y María, de 86 y 82 años respectivamente, destinaron los ahorros de toda una vida, 147.000 euros, a pagar una vivienda y, por exceso de buena fe, abonaron el dinero en mano previo compromiso escrito de que la promotora pagaría con él la deuda pendiente y se la entregaría libre de cargas. Pero no fue así. Los juzgados de Córdoba han declarado culpable a uno de los promotores por estafa, pese a lo cual, al declararse insolvente, no ha abonado las cantidades correspondientes por lo que Sareb, propietaria de la deuda, ha iniciado el procedimiento para recuperar el dinero. 

Compartir el artículo

stats