Kiosco

Diario Córdoba

reportaje

Capitulares baja el ritmo

El mes de agosto deja un Ayuntamiento vacío y con varios alcaldes accidentales | La mayoría de grupos municipales intentan turnarse los descansos para que siempre haya algún concejal de guardia y pendiente

Antonio Álvarez es, durante esta semana, alcalde accidental.

Pasar un mes de agosto en Córdoba significa poner mucho el aire acondicionado (el que pueda), hacer vida a partir de las diez de la noche y no necesitar reserva en ningún sitio para tener mesa asegurada. El mes más vacacional de todo el año deja la ciudad vacía, casi ralentiza la realidad y tiene un aspecto de calma a la espera de que septiembre devuelva la actividad. Esto que ocurre por las calles de la ciudad se repite de la misma forma en los pasillos de Capitulares, sede del Ayuntamiento de Córdoba. La administración se paraliza a tal nivel que cruzarse con algún concejal por las esquinas del Consistorio es una tarea bien complicada. No hay plenos (a no ser que haya que convocar uno extraordinario), o consejos, ni juntas de gobierno. Se han dejado hechas las tareas en julio para, precisamente, poder soltar, aunque sea una semanas, el teléfono móvil.

Sin embargo, todo esto no quiere decir que no haya trabajo. De ello da buena cuenta el que ahora mismo es alcalde accidental, Antonio Álvarez, séptimo teniente de alcalde y concejal delegado de Gestión e Infraestructuras. Lo primero que se ha encontrado Álvarez nada más llegar a su despacho son unos cuantos correos que requieren de su firma como regidor, aunque sea por una semana. A ello se suman las labores normales de las delegaciones que ostenta, que no son pocas. Es su primera vez como máximo dirigente del Ayuntamiento y en una semana en la que la calma domina prácticamente todo, él tiene la agenda bastante concurrida. No lo están, eso sí, las de sus compañeros del grupo de Ciudadanos (partido de gobierno), ya que Álvarez es el único miembro de la formación naranja al que se puede ver estos días por Capitulares.

Álvarez, en su despacho de Capitulares.

Más ambiente y movimiento hay entre los otros integrantes del gobierno local, los concejales del PP. De nueve, cuatro están en activo y trabajando (Miguel Ángel Torrico, Lourdes Morales, Eva Contador y Marian Aguilar) y esta semana se incorporarán otros que darán el relevo. Aun así, reconocen que durante las dos primeras semanas de agosto se baja mucho el ritmo, que empieza a retomarse durante la segunda quincena para poder empezar el curso en septiembre con los deberes hechos.

Miguel Ángel Torrico.

El segundo grupo más numeroso en concejales detrás del PP es el del PSOE, pero la actividad por el grupo es más bien escasa. Alicia Moya y José Rojas son los ediles de guardia, y como cuenta la primera «la ciudad se ralentiza», de manera que hay mucho menos trabajo. Aun así, su labor de oposición continúa incluso con una ciudad a medio gas, aseguran.

Alicia Moya accede al grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento.

Donde más se acercan al 100% de disponibilidad es en IU, con dos ediles de tres de los que disponen. Pedro García y Antonio de la Rosa están en el tajo en este arranque de agosto y comentan que se siguen viendo los temas susceptibles de salir para no paralizar esa labor fiscalizadora que tiene la oposición ni siquiera cuando apenas hay concejales a los que criticar (al menos, presencialmente).

Trabajo en el grupo municipal de IU.

Mientras, los dos grupos que tienen más complicado eso de cubrirse entre compañeros son los de Vox y Podemos. Esas sustituciones se suelen hacer con los propios asesores, ya que ambos partidos tienen dos ediles cada uno. Rafael Saco sí está en el grupo de Vox trabajando durante esta semana, aunque pronto se cogerá las vacaciones. En la formación morada, sus dos ediles, Cristina Pedrajas y Mercedes Muñoz, están de vacaciones, así que es otro compañero asesor el que se mantiene alerta.

Compartir el artículo

stats