Kiosco

Diario Córdoba

Patios de Córdoba 2022

Patios de Córdoba con alojamiento: Convivencia entre flores

Las casa-patio que ofrecen alojamiento suponen un punto de encuentro para viajeros de todo el mundo | El hospedaje ayuda económicamente a los cuidadores a mantener esos espacios

La casa-patio de San Basilio 17, que ofrece tres habitaciones a los viajeros. O. Barrionuevo

Entre las flores del patio cordobés de Virginia, en Frailes 6, dos parejas desconocidas desayunan y comparten sus experiencias de viaje. No hay más motivo que el placer de la convivencia entre viajeros que es una de las cosas por las cuales esta cuidadora decide abrir las puertas de su casa. "Les hablo de mi barrio, de mi gente, se sienten vecinos, es un intercambio cultural", explica Virginia. Su casa-patio, como tantas otras en Córdoba, ofrece alojamiento de forma temporal a quienes visitan la ciudad. Aunque tras estos motivos, también existe una necesidad económica, pues, como ocurre en otros casos, sin esos ingresos le resultaría complicado mantener los gastos de la vivienda

Con no más de tres habitaciones, Tamara y su familia gestionan la casa-patio de San Basilio 17. En ella vive solo uno de los tíos de ella y el resto de habitaciones se aprovechan para dar hospedaje a los turistas. "Si no fuera por esto, sería imposible mantener una casa tan grande como esta", asegura Tamara. En la parte baja, los huéspedes comparten cocina y sala de estar. Y, en torno a un patio cordobés moderno y verde, gira la vida de esta vivienda con fines turísticos. Se trata de un espacio natural con "mucha personalidad y variedad de flores", que van desde cactus del sur de China hasta las más tradicionales gitanillas. Y, como cuenta la cordobesa, tiene "mucha aceptación" entre "gente de todo el mundo", aunque el turista nacional sea el que prime ahora mismo.

"Si no fuera por esto, sería imposible mantener una casa tan grande como esta"

Tamara - Encargada de San Basilio 17

decoration

Cambio en las bases

En el 2018, un cambio en las bases del concurso de los Patios de Córdoba 2022 posibilitó que enclaves como los de Virginia y la familia de Tamara participaran. Hasta entonces, no se podían inscribir patios que ofrecieran alojamiento. Pero, desde esa fecha, se permitió que pudieran alquilar habitaciones a viviendas turísticas. En 2017, sin embargo, con la antigua normativa, Tamara tuvo que ver cómo descalificaban a su patio, según explica. Po la misma situación pasó la cuidadora del número 6 de la calle Frailes.

Para Virginia, la habitación que alquila por estas fechas no es solo un ingreso en su hogar, sino que, en su opinión, es un estímulo para la economía local de su barrio. Y considera, además, que se trata de una experiencia "muy beneficiosa" porque supone "vivir el barrio desde dentro". Asegura, incluso, que durante la pandemia hubo cordobeses que se hospedaron en su hogar ante la "necesidad de vivir eso". En un intento por favorecer ese intercambio cultural, Virginia intenta acercar el arte local y regional a los visitantes. Nombra, por ejemplo, una pequeña exposición del artista jiennense Goval que alberga en su casa. Y, de ese ambiente cultural, destaca el contagio de sus hijos, vinculados con la escritura y la música desde edades tempranas. 

Llegada de turistas al hotel Los Patios. O.BARRIONUEVO

De casa-patio a hotel

Alrededor del patio principal del hotel Los Patios, en el número 14 de la calle Cardenal Herrero, vivían antiguamente 13 vecinos, antes de que el abuelo de Sergio Bueno comprara aquel edificio para conformar el patio del colegio San Eulogio. Fue en la década de los 60 cuando pasó a ser parte del centro educativo que dirigía. Más tarde, en el 1974, el padre de Sergio inauguró un restaurante y, posteriormente, en el 2000 se instauró el actual hotel. Este hospedaje gira en torno al patio cordobés -sin participar en el concurso-, preservando la esencia de aquella antigua casa de vecinos tan tradicional en Córdoba. Así, como explica Bueno, actual gerente, el gran valor de la estancia reside en la convivencia dentro de un espacio naturalizado como este. "Mi hotel es el patio", insiste Bueno, consciente de su valor. 

Incluso durante la pandemia, cuando, solo, se sentaba en aquel rincón, recibía la paz que transmite, según relata, esa parte del hotel. Tras pasar los peores momentos del coronavirus, el gerente se muestra optimista y alegre ante el resurgir del mayo cordobés en todo su esplendor. Y, aunque asegura que las cifras siguen sin llegar a los números registrados antes de la pandemia, reconoce una mejoría en el sector hotelero. Además, como precisa, el virus ha hecho nacer entre los viajeros una necesidad por buscar espacios abiertos que, en su caso, satisface con hasta tres patios, que juntan a personas llegadas de todo el mundo.

Compartir el artículo

stats