+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El bienestar en la oficina

Cuando el trabajo da la felicidad

Los expertos en materia laboral aconsejan que cada trabajador pueda escoger su propio horario. Un buen espacio laboral mejora la productividad de los empleados de una empresa más de un 63%

 

Instalaciones de la empresa Byhours dedicada a la reserva de las minivacaciones, en Barcelona, el viernes. - FERRAND SENDRA

Valentina Raffio
03/09/2018

Trabajo, trabajo y más trabajo. Así es el día a día de los empleados de Google. Pero si por algo destaca esta empresa es por sus oficinas fuera de lo común. Las imágenes de la sede de la multinacional en Zúrich (Suiza) han dado la vuelta al mundo como ejemplo de lugar de trabajo de ensueño. Toboganes que conectan oficinas y zonas de descanso, salas de reuniones en las que coloridas hamacas y pufs reemplazan los tradicionales sillones, zonas de juego en las que disfrutar de variopintas aficiones y amplias zonas de cátering en las que se ofrece café, zumos, galletas, helados y fruta.

«La razón del éxito de estas oficinas es que rompen el trabajo compartimentado y favorecen la comunicación entre los trabajadores», explica Jose Navarro, director del departamento de Psicología Social y Cuantitativa de la Universitat de Barcelona (UB). De acuerdo con este psicólogo, esta estrategia del bienestar ayudaría a mantener a los profesionales de la empresa a la par que también serviría de reclamo para atraer a nuevos talentos. Una persona en edad activa se pasa trabajando al menos un tercio de su vida. Un tercio de todo el tiempo del que dispone un ciudadano que, en muchos casos, transcurre entre cuatro paredes. En tan solo un año, esto equivale a 251 días y más de 2.000 horas dedicadas a la oficina. De ahí que sean cada vez más los esfuerzos enfocados a mejorar los espacios para garantizar el bienestar de quienes los habitan.

COMODIDAD / «Al final es algo tan sencillo como crear un entorno de trabajo en el que los trabajadores estén cómodos», explica Mari Carmen Martín Muñoz, consultora de bienestar y profesora asociada de Psicología también en la UB. «Mucho de esto tiene que ver con el job crafting. Es decir, el que cada uno pueda diseñar su puesto de trabajo. Esto significa que, sin dejar de lado el planteamiento de determinados objetivos, que cada persona sea libre de decidir sus horarios», añade con claridad Muñoz. Un discurso que, además, tiene que ver con romper los esquemas de prácticas controladoras y favorecer la conciliación laboral. «La idea es crear un contexto en el que las personas se puedan sentir satisfechas con lo que hacen, por lo que al final estarán más comprometidas con la empresa y más motivadas para continuar trabajando», añade la psicóloga. Fomentar algo tan sencillo como la desconexión del móvil al salir del trabajo se convierte en una práctica que, según explica Muñoz, es tremendamente importante para el empoderamiento del trabajador. Un requisito indispensable para ser feliz.

CUBÍCULOS Y SUICIDIOS / «El caso opuesto son los call-centers tradicionales. Empresas en las que los empleados permanecen encerrados durante muchas horas en cubículos, con altas cargas de estrés y sin apenas posibilidades de desconexión. Un claro ejemplo del que tendríamos que huir», añade. «El extremo del malestar en la oficina acaba desembocando en el suicidios de los trabajadores. Un escenario desolador que en algunos países se está volviendo cada vez más recurrente», reflexiona Navarro.

Pero no. La clave no está ni en los toboganes ni en los helados de postre. «La única manera de asegurar el éxito de una empresa es escuchar las necesidades que tienen los empleados y ver de qué manera se puede hacer frente a ellas. Se trata de plantear una cierta corresponsabilidad, por lo que ambas partes se comprometen a impulsar un cambio», añade Jordi Escartín Solanelles, director del máster en Coaching y Liderazgo Personal de la UB.

«Hay empresas que invierten en la creación de espacios tan pragmáticos que al final no dejan ningún lugar para la interacción informal», añade Solanelles. Tener un espacio en el que poder hablar, compartir un café y estar en contacto con personas de otra especialidad se convierte en requisito indispensable. «Si te estancas en una idea y te quedas encerrado en tu despacho, quizá pasen semanas antes de que lo puedas solucionar. En estos casos la clave podría estar en alguien que te encuentres en la máquina de café y que te dé otro punto de vista distinto del tuyo», añade el psicólogo.

«No hay que crear espacios totalmente cerrados, pero tampoco hay que abogar por oficinas totalmente abiertas. Se necesitan lugares que favorezcan el flujo de ideas pero también zonas en las que se pueda tener una concentración absoluta. De ahí que la clave esté en el equilibrio», reflexiona Solanelles.

NUEVOS DISEÑOS / Un reciente estudio liderado por el CBRE Lab, la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad de Keio en Japón ha llegado a la conclusión de que la mejora del entorno de trabajo podría con llevar un aumento de hasta el 63,35% de la productividad de los trabajadores. Un resultado que, de acuerdo con esta estimación, podría suponer un retorno inmediato del 49% por cada euro invertido.

Para ello, los investigadores proponen un modelo de oficina excelente basado en espacios de trabajo abiertos combinados con otras zonas de reunión más privadas y también con salas de descanso. Todo ello como escenario para favorecer la comunicación entre los trabajadores y el flujo de ideas. Unos cambios que, paralelamente, quedarían respaldados por la adopción de rutinas de ejercicio físico y de relajación (mindfulness) dentro también del horario previsto de trabajo.

NO A LAS SEPARACIONES / En este sentido, son muchos los estudios que avalan que la eliminación de las separaciones entre zonas de trabajo favorece la comunicación, el intercambio de ideas e incluso el ejercicio físico de los empleados. Unos pequeños cambios que, a corto y largo plazo, acaban teniendo grandes repercusiones en la felicidad de quienes dedican un tercio de su vida al trabajo. Y eso siempre es positivo para mejorar también los resultados de la empresa.