+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

Mamografía

 

Mamografía - ELISENDA PONS

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
08/11/2019

Mamografias, citologías, dispositivos intrauterinos, legrados, partos en seco, embarazos de riesgo... cuando en tu vida has pasado por todo eso, el fatídico día de tu nuevo cumpleaños con una cifra de la que dices ¡Esa no es mía! llegas a la conclusión de que las mujeres nos pasamos media vida sufriendo y, además, en silencio.

Es como si nos fuera inherente tener que pasar por todo ello sin más y compatibilizarlo en tu día a día con la mejor sonrisa, con las horrendas jornadas laborales, con el cuidado de la casa, de los hijos o hasta de los padres y todo ello mientras vuelves al hogar, dulce hogar, con la bolsa del pescado en una mano, en la otra la de la carne y llegas a tiempo de calentar el guisado que se coció a fuego lento por la noche mientras estudiabas.

Pero no, no se alarmen, este artículo no habla de feminismo, esa palabra tan manoseada y malinterpretada por algunos que ahora parecen los salvadores de la patria, este artículo solo pretende reflexionar sobre porqué los avances de la medicina (ojo, aplaudiendo el enorme beneficio que nos reportan y las muchas vidas que salvan) parece que están hechos por un grupo de sesudos científicos varones que no saben de dignidad femenina.

Ese fatídico momento en el que llegas toda mona y de repente te subes a una «camilla de tortura», dejas tu ropa interior dobladita en una banqueta y ale hop, piernas en alto y a que, como si nada, metan y saquen. O ese otro --para mí, el peor-- en que te dicen «quítese la camisa y el sujetador» y mientras conservas los tacones y la falda de cuero por abajo, alguien llega con las manos muy frías te estira el brazo, te lo sujeta en una barra y empieza a rebañarte con ahínco (en el sentido más literal) tu teta, una de tus armas de seducción, lo más femenino que tienes, para depositarla entre dos placas que te la aplastan y aplastan hasta convertirla en una «crepe» con un dolor inhumano. Si los destinatarios fueran hombres ya habría sido inventado otro artilugio que te explore igual pero sin perder de esa manera la dignidad.

Dice mi amiga Ana que no conoce a ningún hombre al que le hayan aplastado un huevo... bueno, yo conozco a uno que gracias a que hace unos días le han detectado precozmente un cáncer de próstata y en poco rato, con una operación de auténtica ingeniería, nuestra medicina más avanzada, esa medicina que no valoramos adecuadamente, le ha extirpado el maligno para devolverlo a la vida. Una vida que sin duda habría perdido si no es por un diagnóstico precoz con una prueba que también a él le quitó la dignidad masculina, mientras miraba «pa Cuenca».

* Abogada

Opinión

Solo la voz

José Juan Luque

El coronapijus

Miguel Ranchal

De la enseñanza media a la secundaria

José Luis Casas Sánchez

Críticos y cítricos

Sebastián Muriel Gomar

Cuando ruge la marabunta

Isabel Agüera

Enfermos de ego

Leo Farache

Centenario de la muerte de Joselito

Rafael Jordano Salinas

La mentira

Francisco Pineda Zamorano

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...